jueves, 6 de octubre de 2011

LA FIERA DE MI NIÑA (HOWARD HAWKS - 1938)


Hacer una crítica sobre una película tan mítica como ésta no resulta fácil. Si juegas a favor de viento corres el riesgo de ser tachado de cinéfilo que no va más allá de clasificaciones y películas que deben verse aquí (seguramente porque en el otro barrio no las proyectan) y si el viento te da de frente siempre habrá quien ponga en tela de juicio tu competencia para emitir, no ya dictámenes, sino tan siquiera opiniones. En ese dilema uno no ve más que una salida: Mi verdad.

¿Y cuál es esa? Pues miren ustedes, les anticipo que sumando pros y restando contras la resultante sigue siendo muy positiva. Ciertamente no creo que estemos ante un film perfecto pero sí ante un film con momentos perfectos. No estamos ante, a mi juicio, el mejor Cary Grant sino ante un actor que estaba muy arriba pero sin alcanzar todavía su lugar propio en la comedia, lugar que alcanzaría con Historias de Filadelfia o Arsénico por compasión, antes que con este paleontólogo algo patoso y bastante simplón de La fiera de mi niña. No es el caso de Katharine Hepburn, quien sin apenas experiencia cómica, o tal vez por ello, conforma un personaje  distinto, mezcla de disparate y saber estar, que resulta ser un fresco contrapunto del remilgamiento del Dr. Huxley (Cary Grant). Se ha dicho, y resulta creíble, que Grant se inspiró en Harold Lloyd para interpretar su papel. Quizás por ello se dejó algo de si mismo en el camino.

Estamos ante lo que se ha venido a llamar una screwball, algo así como una comedia loca donde se derrochan absurdos, casualidades imposibles y situaciones increíbles a manos llenas ante las que debemos quitarnos la careta de la racionalidad si lo que pretendemos es dejarnos arrastrar por la locura colectiva de una comedia sin ese chispazo inteligente tipo Lubitsch pero con la grandísima virtud de convencernos durante hora y media de que lo absurdo y la realidad son una misma cosa.

No digo que sea perfecta porque hasta la desmesura debe dosificarse so pena de que el espectador cambie de plano astral y llegue a pensar que eso no es el planeta Tierra sino el país de Oz. En las escenas finales con el leopardo como protagonista se aúna la habilidad de colocar a los espectadores en un lugar de privilegio al conocer lo que en realidad está sucediendo, no así los personajes, lo cual aumenta la comicidad, con un desenlace demasiado lento y con momentos que se estiran más de lo conveniente quizás buscando una sonrisa que no acaba de llegar, tal sería el caso de la escena de la prisión.

Si no buscan obras maestras pero les apetece desinhibirse por un rato y colgar la cordura en el perchero quizás esta sea una buena manera.


Puntuación: 8,75





8 comentarios:

Mario dijo...

Ésta es una cinta que me interesa mucho, espero verla pronto que me gustan los actores envueltos y es cierto que un poco de absurdo siempre cae bien desde la comedia, no hay más que dejarse llevar. Sobre tu verdad me parece lo mejor, uno tiene derecho a ser honesto, es más de eso trata y argumentar desde nuestra individualidad porque cada ser humano es único al fin de cuentas, lo interesante es ver que aporta la crítica, desde una revisión hasta algún detalle, para mí cada crítica es una aventura, siempre hay trabajo intelectual, todo depende de la persona. Un abrazo.

Mario

abril en paris dijo...

JURARIA HABER COMENTADO YA..PERO QUIZÁS HA SIDO EN OTRO BLOG SOBRE lA FIERA DE MI NIÑA.
Loca loca loca comedia screwball. Precisamente por todo lo absurdo de la situación engancha.
la pareja se comporta con soltura en un género que si no se hace bien resulta un fracaso.Asi fué en su dia pero ahora es un clásico. Si no ries a carcajadas al menos sonries ¡baby !
Cary valia para todo y ¿ qué diremos de Kate ? Aunque no es en la comedia donde más me gusta ,aqui demuestra su gran capacidad para meterse en el papel de una niña consentida como en Historias de Filadelfia.
todo es mejorable pero ellos son lo más fresco de la pelicula, incluido ese leopardo.

Saludos :-)

ATTICUS dijo...

Es una de las mejores comedias de la historia,por su ritmo,diversion,
direccion,interpretacion y astucia
de los personajes.
Genial y punto.

Las cosas que hemos visto... dijo...

¡Por fin! Alguien a quien no se le cae la baba con esta película. Y no es que no me guste, pero siempre se la cita como la mayor obra maestra de la screwball, y donde estén Luna nueva, La octava mujer de Barba Azul, o Uno, dos tres, que se quiten los leopardos juguetones. Y ni se te ocurra volver a pedir disculpas por expresar tu opinión. Un saludo.

FATHER_CAPRIO dijo...

Mario: Quienes vivimos esta aventura de escribir y comentar podremos hacerlo con mejor o peor estilo pero no debe faltarnos la honestidad. Lo de las clasificaciones y las 1000 películas que hay que ver antes de morir no son mas que propuestas que debemos filtrar por nuestras sensibilidades.
La fiera de mi niña es una buena película con buenos momentos que seguramente entraría en las mil citadas pero que yo, en mi opinión personal, no la encuadraría entre las primeras. Eso sí, tiene instantes geniales pero otros lo son menos. La resultante es positiva y es recomendable, pero no saquemos las cosas de su contexto.

Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

Abril: Una frase tuya lo dice todo: "Si no ríes a carcajadas al menos sonríes" Plenamente de acuerdo. Ahora, cuando la veo en el primer lugar de las clasificaciones de mejores comedias de la historia del cine, pues como que tuerzo el gesto. Y reconozco los buenos méritos que tiene, entre ellos los de sus artístas, en especial Katharine.

Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

Atticus: Respeto tu opinión. Y estoy contigo en que está entre las mejores comedias de la historia, pero yo sinceramente no la pondría en el top 10 ni seguramente en el 20. Es imaginativa pero a veces hay que domesticar un poco la imaginación y trasladarse a este planeta Tierra. El zigzagueo de la bola (screwball) acabó indigestándome, aunque como verás acabé dándole una buena puntuación (pero no la que correspondería a un número 1).

De todos modos aunque discrepemos en pequeños detalles es un gusto contar contigo.

Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

Sir John: Le confesaré que cuando leí su comentario estaba escribiendo acerca de Lubitsch (lo digo por su referencia a La Octava mujer de Barbazul) así como hace dos días que revisioné junto a mi esposa Uno, dos, tres. Luna nueva la tengo algo más olvidada pero la rescataré pronto. Veo que seguimos estando en la misma onda.

Saludos