sábado, 21 de julio de 2007

CHARLES LAUGHTON: QUIZÁS EL MEJOR ACTOR DEL MUNDO


Que un director del calibre de Billy Wilder considere a Charles Laughton como el mejor actor del mundo es algo digno de tener en cuenta.

La verdad, esta afirmación no me ha sorprendido en absoluto y aunque eso de situar algo ó alguien por encima del resto sea una atrevimiento además de una misión imposible, debo reconocer que Laughton tiene más boletos que nadie para alcanzar ese hipotético galardón.

No puedo hablar de todos sus trabajos porque algunos no los conozco y otros debería revisarlos para emitir un juicio lo más fundamentado posible. Únicamente voy a hacer referencia a cuatro trabajos suyos que ocupan las primerísimas localidades de mi retina cinéfila.

Quiero referirme a dos obras del director Alexander Korda, tales como Rembrandt y La vida privada de Enrique VIII donde Laughton da vida absolutamente a dos personajes históricos de forma totalmente creíble y ajustada a esa imagen de ellos que tenemos en nuestra mente, fomentada bien por pinturas y autorretratos ó, como en el caso de Enrique VIII por innumerables películas y trabajos sobre el soberano inglés. Charles Laughton sale airoso de la difícil empresa de caracterizar a personajes conocidos tanto por sus obras como por su figura. Borda su papel. Así de claro.

Pero, en las dos películas a las que a continuación me referiré, Laughton se sale materialmente. Es cierto que los papeles son de los que hacen feliz a cualquier actor pero también Charles Laughton es un actor que sabe sacarle todo su partido a cualquier papel y por ello Wilder decía lo que decía.

En Testigo de cargo está inconmensurable, pónganlo en mayusculas si lo prefieren, pónganle cenefas ó escríbanlo con redondilla, como gusten, pero ese Sir Wilfrid Roberts es de los que no se olvidan. Testigo de Cargo de Wilder es capaz de enamorar incluso a aquellos a los que el cine les dice bien poco. Y eso es, por un guión y una trama geniales, un director magnífico y sobre todo por Charles Laughton. Que me disculpen Tyrone Power y Marlene Dietrich que están muy pero que muy bien, pero Laughton está en otra galaxia.
Y por si esto fuese poco, recuerden y si no la han visto ¿A que esperan? ¿Se la van a perder? Ese Jorobado de Notre Dame, que en España se llamó Esmeralda la Zíngara. Tanto monta monta tanto. Película donde el cine demuestra que es un arte, dicen que el séptimo, aunque para algunos como yo sea el primero. Ese Quasimodo es irrepetible. Tan irrepetible que hasta en la factoría Disney copiaron sus rasgos para su famosa versión infantil. Pero no sólo de rasgos va la cosa, ni siquiera de un espléndido y difícil maquillaje. La cosa va de una interpretación soberbia de un actor soberbio. Bien dirigido (William Dieterle), bien secundado (Maureen O,hara, Harry Davenport y ese lujo de actor que es Thomas Mitchell) y bien arropado por una fotografía y una novela (de Victor Hugo) excelentes.

Igual que la Alhambra de Granada forma parte por derecho propio, sin necesidad de que nadie le ponga una medalla ó un rótulo, entre las siete maravillas del mundo, pues Charles Laughton tiene igual mérito sólo que en el terreno cinematográfico. ¿Qué más da ser el primero ó el segundo ó incluso el tercero cuando se está en ese Parnaso cinematográfico al que solo acceden los elegidos?.

4 comentarios:

Gloria dijo...

Hola, Me ha gustado mucho tu post...

Bueno, entre otras razones, porque Laughton es mi actor favorito (le tengo dedicado un blog, ja, ja: http://rootingforlaughton.blogspot.com/).

A mi me es dificil elegir entre sus imterpretaciones, ya que Laughton es algo digno de ver siempre: mi favorita es la del tímido maestro en el film de Jean Renoir "This Land is Mine", pero también su Doctor Moreau en "la Isla de las Almas Perdidas", su Capitán Bligh en "Rebelión a Bordo" o su Javert en "les Miserables".

Recientemente se ha editado en viseo un film que no es muy conocido, "El reloj asesino", pero que es una muy apetecible muestra de cine negro y con Laughton interpretando a un Magnate de la prensa tipo "el jefe que amarías odiar". Échale un vistazo si puedes.

Por cierto, conoces su único film como director, "La Noche del cazador?"

Gloria dijo...

... Por cierto, laughton tuvo la suerte de vivir en un tiempo en el que un buen actor de caracter, aunque no fuera precisamente un modelo de pasarela.

Hoy en día, para interpretar a Enrique VIII en una teleserie, cogen a un flaquito guapin como Jonathan Rhys Meyers (el chico-anuncio de Hugo Boss): se habrán molestado los productores en mirar el orondo retrato del rey por Holbein (aquel al que Laughton dio vida propia)?

Es una pena que hoy en día se valore más la cara bonita que el talento.

FATHER_CAPRIO dijo...

Resulta sumamente reconfortante tu comentario por varias razones. Me explico. Primero porque esto ya empezaba a parecer una isla desierta y yo Robinson Crusoe. Hasta el punto que estaba preparando "solo para mis ojos" un especial sobre el tema, incluyendo entre otras la versión de Pierce Brosnan y especialmente una de Luis Buñuel. Pero sobre todo tu comentario ha sido como ese aire fresco que tan bien nos viene en este mes de Julio con 37 grados a la sombra, porque es super refrescante y carga las pilas el saber que no todo el mundo valora los actores guaperas y las películas que si les quitas los efectos especiales se quedan en nada. Que hay quien sabe apreciar el buen vino de actores como Laughton y de películas como Testigo de cargo ó Esta tierra es mía, que por cierto pretendo revisar siguiendo tu consejo, junto con otras que ya estaban anotadas en mi agenda como Rebelión a bordo ó La noche del cazador. ¿Tu blog?: Referencia obligada... aunque deba luchar a brazo partido con el inglés.

Splash Foop dijo...

Por supuesto que es el mejor actor de la historia del cine, y supera con creces titánicas a los siguientes dos: Al Pacino y Robert De Niro. Son totalmente majestuosas todas sus interpretaciones y no tiene fallos, es el mejor actor que ha existido.