jueves, 18 de agosto de 2011

SO DARK THE NIGHT (JOSEPH H. LEWIS - 1946)




Joseph L. Lewis se hizo un nombre, cinematográficamente hablando, con My Name is Julia Ross, una película al más puro estilo Hitchcock con remembranzas de Rebeca, donde las limitaciones presupuestarias se suplían con la imaginación al poder de su director, de forma y manera que sin moverse de la soleada California conseguía trasladar al espectador a las brumas marineras de Cornualles. Repitió con éxito en So Dark the Night recreando un tranquilo pueblecito francés entre los estudios de Columbia y localizaciones americanas meticulosamente elegidas. El trabajo previo fue tan ingente que el propio Lewis afirmaba que sabía más de villas rurales francesas que un natural de ellas. A su Equipo de Localización de Exteriores no le exigía que buscasen paisajes sino que les mostraba el paisaje francés fotografiado que debían localizar. Esta es una de las circunstancias de la película y en general del cine de su autor que más reconocimiento ha tenido por parte de los críticos.


Otros aspectos igualmente bien valorados tienen que ver con un técnica fotográfica que Lewis fusiona de forma inteligente y perfecta con el argumento. Un grifo goteando o una tetera humeante tienen su voz propia en la historia y son el anticipo perfecto de lo que después retratará la cámara y suponen un guiño de complicidad a los espectadores. Y todo ello con rodajes breves como corresponde a presupuestos exiguos que suponían un reto, no exento de atractivo, para el director.


La historia nos habla de un renombrado y eficiente policía francés, bien definido desde las primeras escenas, que después de 11 años sin vacaciones precisa de un descanso más mental que físico. Un pueblo de la campiña francesa es el lugar idóneo y, a su llegada,  la posadera,  con la conformidad de su joven hija, trata de que esta y el cuarentón policía entablen relaciones formales. La oposición de León el novio de toda la vida complicará sobremanera las cosas. Omitiré el grueso del meollo así como el desenlace, aunque como habrán supuesto tratándose de un policía tiene que haber un caso y naturalmente lo hay.


Es aquí donde empiezo a discrepar de algunas de las valoraciones hechas del film. El resultado de las indagaciones nunca es incierto, ni presuntamente. Aunque los personajes parezcan poner cara de extrañeza, el espectador con alguna neurona medianamente resistente sabe que no hay más cera que la que arde y que desde aproximadamente la mitad de la película en adelante el pescado está totalmente vendido. Tan solo queda aguardar a que, como en los Oscars, se pronuncie el nombre del autor del desaguisado. No hay murmullos de sorpresa. Tan solo un ¡oh! Alargado por sus desquiciadas razones, algo similar al vestido de sugerente escote que produce más asombro que la titularidad del premio.


Aunque entre anónimos y pruebas más o menos consistentes se intenta jugar al despiste, el desenlace resulta previsible y eso resta en vez de sumar. No obstante se trata de un film interesante de un realizador muy capacitado y que suplía con inteligencia las limitaciones de la serie B.


Puntuación: 6,30






5 comentarios:

Mario dijo...

Me parece que es doble trabajo tratar de recrear el lugar verdadero sin salir de su país pero parece que le funcionó, también decir que me gustan las películas de misterio, ésta cinta no es muy conocida por eso me llama la atención, aunque dices que el final es predecible y eso quita entusiasmo ya que un policial que no tiene un buen desenlace defrauda totalmente, aunque hay sus excepciones, a veces una cinta está tan bien dispuesta en su nudo que el final puede pasar a ser secundario ya habiendo algo que ha compensado las expectativas. Un abrazo.

Mario.

ATTICUS dijo...

Aqui me has pillado porque no la vi
y desde luego que me alegro que me la descubrieras,del director me
gusto muchisimo "Gun Crazy" que la recomiendo.
Un abrazo

FATHER_CAPRIO dijo...

Mario: Joseph H Lewis es un buen director aunque poco conocido. El final es predecible, es cierto, para quienes piensen minimamente, pero la película compensa las expectativas como bien dices y no se lamenta el tiempo destinado a verla.
Recomedarte Relato Criminal y Mi nombre es Julia Ross, ambas comentadas en este blog. Respecto a Gun Crazy (El demonio de las armas) tengo referencias de que se trata de una gran película pero aun no la he visto.

FATHER_CAPRIO dijo...

Atticus: Me has pillado tú a mi. Gun Crazy es una de mis muchísimas asignaturas pendientes. Me pongo al tajo, porque todo lo visto de Lewis es bueno e interesante.
Saludos.

Las cosas que hemos visto... dijo...

Pues me permito recomendarte un programa doble con Gun Crazy y Agente especial (The Big Combo): dos joyas.