miércoles, 14 de marzo de 2012

LA ROSA PURPURA DE EL CAIRO (WOODY ALLEN - 1985)



Seguramente serán las capacidades hipnóticas de Woody Allen pero siempre he sucumbido ante su cine. No voy a presumir de haber visto todas sus obras porque no ha sido así pero puedo decir que la gran mayoría de las películas que de él he visto me han cautivado y al resto he sabido reconocerles su originalidad y su mérito y ese punto tan característico suyo donde se mezclan el humor, el sexo, la religión y el psicoanálisis en proporciones tan justas como efectivas.

Pero La Rosa púrpura del Cairo tiene un ingrediente especial con el que Allen no solo nos cautiva sino que nos enamora, y ese no es otro que la fantasía. Una fantasía que junto a esa necesidad imperiosa de evasión y de sueños, hace que la protagonista, Cecilia, sea de algún modo el reflejo de todos nosotros, espectadores de ese mundo de ilusiones tan lejanas pero al mismo tiempo tan próximas que es el cine.

Una vez que Cecilia compra una entrada tan solitaria como ella misma, al ritmo y fanfarria de un “Its in heaven” se abre la caja de los sueños y en una suerte de “Viaje con nosotros” de la Orquesta Mondragón, Cecilia, que somos todos, cambiamos realidades grises por ficciones maravillosas, al tiempo que el explorador Tom Baxter, “de los Baxter de Chicago”,  trueca aventuras vestidas de celuloide por ropajes reales. Y la felicidad de quien sueña fantasías es la misma felicidad de quien sueña realidades.

Dejen la lógica en el guardarropas. No les va a servir para nada. Acepten ese papel moneda con el que juegan los niños. Hagan el amor bajo un fundido en negro. Cenen en el Montecarlo todas las noches. Conduzcan ese automóvil siempre dispuesto para usted. Disfrute de “la amistad de sirenas y de serpientes de mar…” 

Y por encima de todo, disfruten de un Woddy Allen, absolutamente genial.

Puntuación 9,35.


 

8 comentarios:

Jack dijo...

Vaya, vaya. Al fin un motivo de discrepancia, ami Woddy Allen no me gusta y te diré porque: es un parlanchín del cine, mucha psicología y pocas imágenes. Segunda discrepancia, me he visto, creo, todas sus películas. Y algo en lo que estar de acuerdo, "La rosa púrpura del Cairo" es una casi obra maestra. ¿Será porque habla menos y dice todo con imágenes? Hay otro momento cumbre de Woody Allen cuando el aparece el espermatozoide negro en "Todo lo que usted quiera saber..."

miquel zueras dijo...

Para mi gusto es la última obra maestra de Allen (Midnigth in Paris me parece sobrevalorada) y una muestra de su temperamento caprichoso, se filmó media película con Michael Keaton de protagonista y al final decidió que Pullman ocupara su lugar volviendo a filmar casi todo lo rodado. Saludos. Borgo.

Pepe del Montgó dijo...

Definitivamente no me gusta Woody Allen. Sus filias y sus fobias de pequeño judio que se las lleve a su psiquiatra y a los espectadores que nos deje en paz. Menuda cara tiene el tio haciendonos creer una cosa y después pasándosela en su vida privada por otra. Y que haga cine si es que sabe hacerlo. Es uno de esos bluffs que la industria americana ha conseguido meternos y gracias a los franceses.

FATHER_CAPRIO dijo...

Jack: Tanto tiempo como nos conocemos sin que haya habido discrepancia no es muy normal. O sea que bienvenida sea. Es divertido e interesante discrepar. Y además le da un poco de sal a todo esto.
Aunque en el fondo, discrepamos pero menos. Si me tuviera que decantar por una época del cine de Allen lo haría por su primera etapa. Aquella de Manhattan, Todo lo que usted quiso saber..., La Rosa Purpura de El Cairo, Annie Hall. Después incluiría Misterioso Asesinato en Manhattan y de los ultimos tiempos Match Point. O sea que no estoy tan ciego como parece por Woody. Ahora, eso si, pretendo deslindar su personalisima vida y milagros de lo que es su cine. Y en su cine no puedo negar que he encontrado cosas diferentes, innovadoras en su tiempo, e interesantes.
Por mucho que discrepes te tengo entre los mejores amigos de este mundillo.

Un abrazo.

FATHER_CAPRIO dijo...

Miguel: Me reconozco más del Woody de antes que del de ahora. No se si incluir entre sus obras maestras Match Point. A mi me gustó y le encontré ese punto de genialidad que caracteriza a cineastas de talla. La de Midnight in Paris no la he visto.
También Manhattan la encontré magistral.
En cualquier caso tu documentación sobre este mundo y sus anecdotas es destacable.

Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

Pepe: Me gusta el cine de Woody Allen, pero no todo. El cine genuino de sus inicios me sorprendió por su humor y sus tics. Es verdad que esos tics se han repetido tal vez demasiado y han perdido efectividad. Por ello de su cine mas moderno he visto menos películas y de ellas la que mas me ha llegado ha sido Match Point.
De cualquier modo el que me guste aquel cine suyo diferente no significa que comparta sus planteamientos vitales. Yo no juzgo la vida de Allen. No apruebo sus conductas solo veo cine y lo que veo (especialmente en su primera etapa) me resulto interesante.
De cualquier modo, como digo a Jack, de vez en cuando conviene discrepar.Lo contrario es muy aburrido.
Saludos

abril en paris dijo...

"Cambiar realidades grises por ficciones maravillosas" ¡ qué buena frase y qué buen consejo !
Estoy de acuerdo es una pelicula encantadora.
En las mencionadas por tí yo añadiria
Hannah y sus hermanas.
Aparte de sus tics es un tipo genial(repeticiones incluidas) como cineasta, su vida privada no me interesa.

Saludos Father >:-)

FATHER_CAPRIO dijo...

Abril: A Hannah y sus hermanas le debo un repaso en profundidad, y "esa deuda que tengo la voy a pagar"...
Coincidencia plena en todo lo demás.
Por cierto, en Match Point me gustó Scarlett, con lo cual enlazo con lo comentado en tu blog al respecto de "remakes quasi imposibles"

Saludos