martes, 10 de abril de 2012

PANICO EN LA ESCENA (ALFRED HITCHCOCK - 1950)



El propio Hitchcock fue el peor crítico de este film. Reconoció haberse dejado llevar por la valoración favorable de una novela («Man running» de Selwyn Jepson) cuyo argumento se calificó como típicamente hitchconiano. Recogió el guante pero acabó arrepentido. ¿Que falló?

Es cierto que estamos ante un film menor del mago inglés pero ello no es suficiente para una descalificación rotunda. La película no es una obra maestra pero superaría con creces a muchos otros trabajos del género policíaco. Sin embargo no tiene la denominación de origen de don Alfredo y eso, evidentemente, lastra y baja la cotización. Los «vinos» Hitchcock han madurado en barricas de suspense, lo que les confiere su sabor especial. Aquí el suspense ha sido sustituido por la sorpresa y digamos que no es lo mismo.

Pánico en la escena se basa en la aparente inocencia de Jonathan Cooper (Richard Todd) a quien todos los indicios apuntan como asesino del esposo de su amante Charlotte Inwood (Marlene Dietrich). Tan solo la confianza plena de su amiga Eve (Jane Wyman) mantiene la esperanza de su inocencia y en la lucha por demostrarla e implicar a la propia amante se centra el argumento de un film donde el suspense está desaparecido en combate, la tensión es la justa y la comedia romántica llena ese hueco anodino tan infrecuente en las películas del inglés.

De todos modos pretendo ser justo y por ello quiero destacar algunos aspectos de relevancia:

Marlene Dietrich, una actriz a la que los años endurecieron su belleza al mismo tiempo que le añadían un «glamour» absolutamente personal e inimitable.

Alastair Sim, actor inglés que pone el contrapunto de humor al film. Hay que decir que su participación en la película fue impuesta y no bien recibida por Hitchcock. Sinceramente creo que al mago le fallaron sus varitas proféticas.

La escena de la muñeca con el vestido manchado, probablemente el momento más inolvidable de esta cinta.

Su planteamiento argumental como falso flashback. Es la gran mentira del film y uno de los argumentos en su contra, aunque para mi se encuentre entre sus aspectos más positivos.

El reencuentro de Hithcock con el mundo del teatro, uno de los referentes de su obra que ya encontramos por ejemplo en «Murder» o en los «39 escalones»

Su final (que no desvelaré)

No cito a Jane Wyman, una estrella eclipsada por la Dietrich (en la realidad hubieron sus mas y sus menos entre las dos stars, rencillas aprovechadas en favor de la película por el propio don Alfredo), ni tampoco a los actores, los cuales se intuye están ahí, pero poco más (la sombra de Marlene es muy alargada)...

¿Que falló? preguntaba al inicio de este post. Falló el suspense. En ningún momento sentimos la inminencia de un peligro cierto sobre el personaje digamos cándido del film (Eve). En ningún momento nos sentimos agobiados por un semáforo que no cambia de color o por unos pasos que acaban alejándose en dirección contraria. Este no es nuestro Hitchcock que nos lo han «cambiao»,,,

Sin embargo la película puede y debe verse.

Puntuación: 7,00

7 comentarios:

miquel zueras dijo...

Sí, puede verse aunque sea una película menor pero es verdad que el suspense aquí está bastante mitigado. Es curioso pero he pensado "Dietrich estuvo mejor con Hitchcock en Testigo de cargo" El lapsus se comprende ya que es la película más hitchkoniana de Billy Wilder.
Por cierto, FATHER, ya te he puesto la dedicatoria en mi blog. Saludos. Borgo.

Mara dijo...

Esta no la he visto. La veré, sobre todo porque a mí a veces Hitchcock –al que le reconozco su su valor, pero no es uno de mis favoritos– me encandila con sus peliculas menos populares. Un saludo.

FATHER_CAPRIO dijo...

Miguel: El lapsus es tan corriente que estuve buscando si yo lo habia cometido. Coincido en que Testigo de cargo es la obra de Wilder con mas sabor a Hitchcock.
Por cierto, me gusta darme una vuelta por las "obras menores" de don Alfredo. Ahora estoy revisionando la versión Lorre de El hombre que sabía demasiado.

Saludos y de nuevo gracias.

FATHER_CAPRIO dijo...

Mara:
Hitchcock me gusta, sé bien que es un manipulador que nos lleva y nos trae a su conveniencia para conseguir el efecto que busca, pero me dejo hacer. Mi peli de cabecera con ese Mr Kaplan desconcertante es un buen ejemplo de lo que digo. De todos modos entre su cine menos popular hay grandes cosas (La mujer del granjero, Alarma en el expreso, Posada Jamaica, etc)

Saludos

Mara dijo...

En efecto, La mujer del granjero es una de ésas a las que me refería :)

Jack dijo...

Sin embargo creo que la película si funciona debido a la intriga con morbo en las relaciones personales. No sabía de las malas relaciones entre las protagonistas.

FATHER_CAPRIO dijo...

Jack: Hubo un problema de celos por el interés de la casa de costura Dior en vestir a la "glamourosa" Marlene. Eso le vino de perlas a Hitchcock para emsombrecer aún más esas relaciones personales a las que tu te refieres.
A la película le falta ese suspense que se le presupone al inglés pero como digo en el post puede y debe verse

Saludos.