viernes, 21 de septiembre de 2012

MODESTY BLAISE, SUPERAGENTE FEMENINO (JOSEPH LOSEY - 1966)



La gran mayoría de mis críticas cinematográficas publicadas en este blog, que es el suyo, han versado sobre películas que me resultaron interesantes por uno u otro motivo y que en algún grado, mayor o menor, según mi personal valoración, merecen ser recomendadas a todos los amigos que me visitan. Con “Modesty Blaise” se trunca esa especie de regla tácita, probablemente porque se trata de un film de un director tan controvertido como Joseph Losey quien, objeto de investigación por el Comité de Actividades Antiamericanas, decidió exiliarse a Gran Bretaña allá por los 50.

No soy ningún experto en su cine y mi juicio se basa exclusivamente en 4 trabajos suyos: 1) Una magnífica “Galileo", donde Losey abusa un tanto de teatralidad 2) “El sirviente”, donde el director juega a manipularnos y consigue posiblemente lo que pretende, nuestro desconcierto 3) “El mensajero”, probablemente su película más “convencional” de las vistas por mi, con una muy buena interpretación de Allan Bates y la presencia de una adorable Julie Christie y 4) “Modesty Blaise”, pero esta es otra historia...

Soy de los que piensan que la singularidad del cine respecto de otras manifestaciones artísticas está en la identificación del mensaje que un sujeto (transmisor) trata de enviar a otro sujeto (receptor). El mensaje podrá engalanarse con una música apropiada, una fotografía de calidad,
vistosos vestuarios y grandiosos decorados, amén de actores competentes y bien dirigidos, pero un espectador medio debe captar el contenido del mensaje del realizador. Y aquí quería yo llegar (Please, disculpen todo el rollo previo)

En Modesty Blaise, Losey nos cuenta una historia de espías, basada en un famoso comic del año 63, y de la que se sirve para, a la vez, caricaturizar al género de agentes secretos con James Bond a la cabeza. Ese es el mensaje aparente que aprehende el espectador poco avisado y en la medida que el guión tiene más agujeros que un queso de gruyere el resultado es un bluff total. Hay que decir en descarga del guionista Peter O´Donnell que su trabajo original acabó hecho unos zorros merced a los cambios introducidos por el propio Joseph Losey, y a tanto llegó la cosa que O´Donnell comercializó posteriormente de forma literaria su propio argumento con éxito más que notable. 

Pero, volviendo al tema del mensaje, el transmitido por el sujeto emisor, confiere mucha más fuerza al continente que al contenido. Así, el op-art y la cultura de los 60 adquieren en la intención de Losey un protagonismo excesivo y a mi juicio poco apropiado que tan solo consigue que los espectadores nos perdamos entre colores chillones, diagramas repetitivos e hipnotizantes, decorados imposibles, etc, propios de una época singular, irrepetible y visualmente rompedora. La consistencia de una historia ya de por si bastante débil se resiente aun más por ese toque “cultural” donde Losey centra su mensaje. En IMDB he leído este comentario de un usuario que se autodenomina Gothick de Boston: “ The film is in reality a paean to style and to the triumph of presentation over substance which was a lot of what Sixties fashions were about. “ (en traducción libre, “En realidad la película es un panegírico del estilo y el triunfo de la presentación sobre la sustancia, con mucho de lo que constituyó la moda de los 60”) y que refleja perfectamente mi pensamiento sobre la cuestión.

La actuación de Dirk Bogarde, Monica Vitti y Terence Stamp, y algunos paisajes mediterráneos se salvan de una quema, a mi parecer, tan inevitable como justa. Y es que aunque la película tiene sus valores, estos son más propios de un museo de fotografías o de la moda de los 60 que de una película que deba interesar a los espectadores. Así que, respetando otras opiniones, les dejo la mía en forma numérica:

Puntuación: Un generoso 5,00

14 comentarios:

Roy Bean dijo...

Yo soy un gran fan de Losey, un tipo que sabía hacer cine, tengo una trilogía favorita, pero por nada en especial; El merodeador, El Sirviente y El mensajero, pero precisamente esta película nunca me llamó la atención. No sé si viéndola ahora con ese estilo vintage 60s me parecerá atractiva, la apunto para un día de estos que no tengo claro que quiero ver. Y me voy con el son de Rio sin retorno, ya te veo venir...

Abrazos.
Roy

Mara Miniver dijo...

Bueno, "El mensajero" me gustó mucho, pero creo que no he visto nada más de este director. Me apunto "El sirviente" y "Galileo"... y quizás me zampe algún día el queso de gruyere que nos comentas, jajaja

Un abrazo

Las cosas que hemos visto... dijo...

Como se suele decir, a su cine no le ha sentado nada bien el paso del tiempo. O, más directamente, su filmografía está repleta de absolutos peñazos. Junto a El merodeador, Rey y patria me parece de lo mejor, y el remake de M de Lang, si evitamos las comparaciones, no estaba nada mal.
Saludos.

C. Noodles dijo...

Losey no me apasiona, veo sus películas como muy dañadas por el paso del tiempo.
Esta que comentas no la he visto, es una rareza de las buenas!
Un "atrevimiento" muy bueno con esta revisitación.

Un abrazo.

abril en paris dijo...

Por lo visto no me he perdido nada :-D
te agradezco que nos avises por si uno tiene la tentación que me parece que no..me falta tiempo para ponerme al dia con otras que sí han pasado la prueba del tiempo.

Un abrazo Father

ATTICUS dijo...

No me hizo gracia la pelicula ,no.
Es mas certifico lo mismo que tu al verla :"Es un album fotografico
de la moda de los 60.
Porque eso si,estetica,tiene,jajaja.
Un saludo

Jack dijo...

En su momento Losey me parecía muy interesante y hasta crucé la frontera por ver "El asesinato de Trotsky". Después he perdido todo interés por él, salvo "El sirviente" que me sigue gustando por la utilización de la cámara en un espacio tan cerrado. Y "de mientras" escibo esto suena Marilyn con sus diamantes tras el "Moon River" con otros diamantes. Es que si te gusta el cine, aquí te lo pasas muy bien.

FATHER_CAPRIO dijo...

Roy:

Sinceramente Losey me parece interesante hasta el punto que en breve veré El merodeador. Respecto a Modesty Blaise la considero más como un experimento que otra cosa y para mi, fallido. Y sinceramente por mucho que sean grandes actores, especialmente Bogarde y Monica Vitti, y aquí se esfuercen en hacerlo bien dentro del espíritu del film, en mi opinión acaban tan "tocados" como la película.

Un saludo.

FATHER_CAPRIO dijo...

Mara: A mi me encanta el queso y del gruyere me gustan hasta los agujeros, pero este es de bola e intragable. Prefiero que te apuntes como yo a ver El merodeador, del que los amigos parecen hablar bien.

Un abrazo

FATHER_CAPRIO dijo...

Las cosas que hemos visto...

Tomo nota de Rey y Patria, y de esa versión de M. A pesar de este peñazo no arrojo la toalla.

Saludos sir John.

FATHER_CAPRIO dijo...

C.Noodles.

No niego cierto interés por su cine. En cuanto al paso del tiempo, en las tres películas vistas por mi antes de Modesty Blaise no dejó marcas excesivas, pero en esta última la maltrata sin piedad, claro que el film se presta a ello no dejando de ser un experimento frívolo de Losey.
Muchas veces buscando joyitas nos topamos con pedruscos como este
Y ello no tiene nada que ver con la calidad de los comics originales, hay que aclarar la cosa.
Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

Abril:

Los amigos están también para alertarnos unos a otros de los peligros para la salud mental. Celebro haber sido de utilidad y seguir viéndote tan lúcida.

Un abrazo

FATHER_CAPRIO dijo...

Atticus:

No tengo nada contra las manifestaciones artísticas de los 60. El arte es el fruto de una sociedad y responde a muchos parámetros sociológicos. Que el cine sea reflejo de ese arte es normal, pero Losey lleva la cosa a extremos exagerados y a situar el color, las formas y hasta las actuaciones de los actores por encima de un argumento que acabó no pareciendose en nada al que creó el guionista.
El resultado no me vale ni como documento cultural

Un abrazo

FATHER_CAPRIO dijo...

Jack:

Había quien cruzó fronteras por ver El último tngo (No es mi caso) pero por El asesinato de Trosky no conocía el tema. Mer la apunto solo por ello.
Y la musica pretende crear un ambiente amistoso y que los amigos, y uno mismo, nos sintamos a gusto.

Un placer y un lujo contar con tu presencia