viernes, 3 de septiembre de 2010

SINUHE EL EGIPCIO (MICHAEL CURTIZ - 1954)


Películas como esta se prestan al debate ¿Cine o Canal Historia?. Puede ser un tema de discusión difícil pero interesante. Quienes vean en el cine puro entretenimiento, probablemente sean tolerantes con las inexactitudes históricas, mientras que aquellos que, por encima de todo, vean en él un medio para acercar al pueblo la cultura defenderán a capa y espada la ortodoxia. En mi opinión el punto de equilibrio dista lo mismo de los extremos. ¿Perogrullo? Si, pero es cierto. Entre lo contenido en los papiros originales de donde Mika Waltari concibió su novela y lo que podría contar Mel Brooks sobre la loca historia del antiguo Egipto, puede situarse, con un cierto consenso, esta película.

Lo único que no me acaba de cuadrar es lo de Victor Mature como faraón "suplente". Probablemente a causa de sus múltiples papelitos de romano su imagen siempre parece estar más cercana al Coliseo que a la Esfinge. No obstante pecaríamos de injustos si valorásemos todo su trabajo durante dos horas de película únicamente por las escenas finales. Mature da vida al mejor amigo de Sinuhe, un soldado ambicioso que, casualidades de los dioses, consigue alcanzar el rango de comandante en jefe de la guardia del Faraón mientras que Sinuhé sigue tratando de ejercer la medicina en favor de los pobres aun contando con la amistad del Faraón.

Apartando las inexactitudes históricas que, haberlas háilas y los habituales toques moralistas cristianos tan propios del género histórico made in Hollywood, la película resulta coherente con esos conceptos primarios conocidos acerca de la vida en el Antiguo Egipto. Temas tales como la momificación, la vida tras la muerte, el ejercicio de la medicina, las castas sacerdotales o el conflicto poli-monoteísmo están presentes y aunque su ubicación temporal sea desacertada configuran un escenario atrayente para el espectador.

Se rueda en Cinemascope y Leon Shamroy resulta nominado al Oscar por su fotografía en color, sin embargo su elevado presupuesto no consigue ser equilibrado por el "box-ofice" y sus decorados se reutilizan en la superproducción de Cecil B. de Mille, Los diez mandamientos. La elección de los actores tampoco resultó fácil. Marlon Brando estuvo contratado hasta el último momento para interpretar a Sinuhé pero se retiró del proyecto argumentando problemas de salud cuando en realidad ni le gustaba el guión ni la presencia de Bella Darvi, amiguita de Leonard. Se barajaron nombres como Farley Granger pero al final se optó por un quasi desconocido Edmund Purdom quien venía de prestado de la MGM. No obstante, no debemos sacar conclusiones erróneas, las interpretaciones son dignas, destacando, a mi juicio, Jean Simmons, Peter Ustinov, Michael Wilding y el propio Purdom. La codiciosa seducción de Bella Darvi es también otro activo a considerar.

En resumen, absténganse quienes busquen fidelidades espacio-temporales. El resto, viajen al Egipto de los Dioses y los Faraones y disfruten de una historia bien contada...





6 comentarios:

Clara dijo...

Yo la veía con mi papá, y lo que más recuerdo es la operación que le hacen (a alguien importante) en la cabeza! También el rollo sobre las espadas que ellos usaban que eran de un metal más endeble que el de sus enemigos (cobre?)...hace años que no la veo, quizás tenga que hacer algo al respecto...Saludos!!

David dijo...

Yo esta no la recuerdo ya casi nada. La de Hawks en cambio sí (y a Joan Collins, claro!!).
Un saludo.

Jack dijo...

Sinuhe, el cinemascope y los musculitos de Victor Mature (pronunciado tal como se escribe) forman parte de esas películas que consiguieron llenear los cines en una época en la que al espectador ya se le ofrecian otras muchas distracciones, especialmente la música.

ANRO dijo...

Me solían gustar muchísimo las pelis históricas. Esta concretamente me pareció lo más de lo más, entre otras cosas por la novela de Mika Waltari.....La tengo en mi disco duro por si un día se me ocurre verla, pero dudo que hoy me impresione siquiera un pizquito.
Un abrazote.

ethan dijo...

Es verdad que las interpretaciones no están mal, pero Purdom es un poco soso (me acuerdo algún spaguetti western con él de protagonista, igual de soso) y eso perjudica a la peli, que quiso ser ambiciosa, pero que se queda a medias por ese motivo (le falta Heston, por ejemplo).
Saludos!

FATHER_CAPRIO dijo...

Jack,gracias por precisarlo, "tal como se escribe". Si es que tenemos tendencia a complicar las cosas.

Bueno, reconozco que la película ya no impresiona como antes. La película es la misma pero nosotros no. Y además a cierta edad una operación de la cabeza con martillo (trepanación creo) impacta sin duda.

La película se basa en una buena novela que a su vez tiene fundamentos reales y eso se nota en que es una buena historia bastante entretenida. Por descontado Joan Collins es un argumento de peso para verla. Bella Darvi muy seductora pero menos actriz, también.

Mature, musculitos, tan inexpresivo como siempre y Purdom, para mi un desconocido, soso sosaina soso. Brando estuvo en lista, pero coincido que aquí falta Heston.

Gracias a todos.