lunes, 4 de julio de 2011

A 23 PASOS DE BAKER STREET (HENRY HATHAWAY - 1956)

La idea de partida es buena, incluso excelente. El agudizado sentido del oído de un escritor invidente percibe retazos de una conversación inquietante en la que se vislumbran meridianamente intenciones delictivas. Nuestro hombre, al llegar a su apartamento rememora y graba todo lo escuchado poniendo en alerta a una policía que, de forma muy conveniente para el desarrollo de la película, no ve en todo ello nada fuera de lo normal, por lo que el escritor ciego, su ayudante actual y una antigua secretaria y novia planifican una estrategia adecuada a las circunstancias y pasan a la acción.
Seguro que les suena a Hitchcock, pero no, se trata de Henry Hathaway, director de Niágara  quien, con la más que aceptable interpretación de Van Johnson y el buen hacer de Vera Miles, consigue una interesante película de suspense aunque a mi parecer algo artificial. La indolencia policial no resulta demasiado creíble, máxime cuando de los datos recordados por el escritor se obtienen suficientes pistas como para iniciar una investigación siquiera rutinaria. Pero no. Y claro, con tanta y tan conveniente inactividad, el trío investigador tiene el camino trillado hacia el éxito.
El cine es cine y tiene sus propias armas, y en saber utilizarlas está gran parte del éxito de los grandes realizadores que en este mundo han sido. Es posible que Hitchcock con una temática como esta hubiese situado a los espectadores un paso por delante de la acción intentando avisar a los protagonistas de los peligros que les acechaban. Hathaway nos sitúa un paso por detrás, a remolque de una trama que se gesta en el cerebro del protagonista. Ambas formas de entender el suspense son totalmente válidas y cada cual tenemos nuestras preferencias, por ello, aunque uno se quede con ese particular “touch” tito Alfred, no dejo de reconocer que “A 23 pasos de Baker Street” ha conseguido mantenerme intrigado y alerta, incluso tras una ajetreada y larga jornada laboral.
Lo que acabo de escribir me parece un ejemplo perfecto de lo odiosas que resultan las comparaciones. Por ello y por tratar de ser justo, quiero acabar recomendándosela.
Puntuación: 6,50

10 comentarios:

El Despotricador Cinéfilo dijo...

De esta película, que vi hace unos meses, solo puedo decir dos cosas: que es muy entretenida al más puro estilo de suspense hitchcokiano y que Van Johnson (al que no considero que sea un gran actor) está francamente bien y muy convicente.

David dijo...

Muy entretenida, clasicota y con un marcado sabor hitchcockniano.
Se deja ver pero que muy bien.

Antonio de Castro dijo...

Es una de las mejores películas de Hathaway, un director a redescubrir, y un pequeño clásico del cine policiaco de los años cincuenta, a dos pasos del cine negro en color y en scope que se hacía entonces. Hay que agradecerle a Hathaway que, con un punto de partida tan “hitchcockiano”, no se haya limitado a hacer una imitación sino que la haya llevado a su propio terreno.
Un saludo.

ATTICUS dijo...

Esta es una de esas peliculas de un nivel parecido a las de Hitchcock en lo que a suspense se refiere.
Me gusto mucho Van Johnson,creo que es uno de sus mejores papeles.
Buen post

David dijo...

Hola...
En tu blog le conocí yo. En diciembre del 2009... Se lo comenté en un mail hace unos meses.
Parece mentira que en tan poco tiempo y sin conocer físicamente a una persona puedas llegar a apreciarla, quererla y cogerle tanto cariño (pero supongo que nos ha pasado parecido a todos).
Yo también voy a echar de menos sus abrazotes.

FATHER_CAPRIO dijo...

D.C: Coincidimos en ambas cosas y el clima de suspense es muy meritorio y te engancha.
Saludos.

FATHER_CAPRIO dijo...

David: Se hacía querer. Desbordaba humanidad. Esto ha sido un palo muy duro para su familia y también para quienes le conocimos siquiera por Internet. ¡Para que luego hablen de la impersonalidad de la web!

Un abrazo.

La película pasa a segundo plano, pero coincidimos.

FATHER_CAPRIO dijo...

Antonio, esa es la clave. Siendo un tema Hitchockiano, Hathaway lo hace distinto. Podrá gustarte mas o menos pero es su apuesta personal por un tipo de cine de suspense.

Pelicula muy recomendable de un director que sin ser un desconocido merece algo mas de atención. En ellas estamos...

Gracias por estar ahí y por tu participación.

FATHER_CAPRIO dijo...

Atticus: Gracias por tu comentario. Efectivamente el papel de Van Johnson no es fácil y lo saca adelante con profesionalidad. Probablemente sea uno de sus mejores papeles. Me faltan elementos para tal juicio pero está francamente bien.
Saludos

Eduardo dijo...

Alguien ha dicho por ahí que Van Johnson está francamente bien. Bueno... ¿De verdad soy el único que se ha dado cuenta de que, una y otra vez, se olvida de que está haciendo de ciego. ¿Cómo puede bajar de un coche recién aparcado y, sin ningún tipo de ayuda o indicación y sin orientarse con el bastón, cruzar la acera, a paso ágil y decidido, derechito a su casa? ¿Y qué hace un ciego mirando por el balcón, llevando la mirada (que se supone que no tiene) de un lado a otro del paisaje? Si por lo menos hiciese amago de estar escuchando podríamos encontrarle algún sentido. Desde luego, como actor resulta y desastre, pero lo más alarmante es que Mr. Hathaway no se haya molestado en corregirlo, aunque supongo que se le pasó por alto, como el hecho de que, en una secuencia en que la niebla es esencial, ésta desaparezca de repente, a pesar de que los personajes siguen hablando de ella.