sábado, 23 de julio de 2011

EL HUEVO DE LA SERPIENTE (INGMAR BERGMAN - 1977)


Probablemente me haya reencontrado con aquel Bergman que en su día me pareció incomprensible pero al que con los años he ascendido a la categoría de cineasta inteligente. El cascarón del huevo era, ya entonces, muy fino y permitía vislumbrar a un genio del cine, pero mi ceguera, propia de la edad, era todo lo gruesa que se puede ser debajo de capas y capas de inmadurez.   

El milagro de recuperar la vista comenzó con Fresas Salvajes y continuaron entreabriéndose los párpados con El séptimo sello. El huevo de la serpiente ha sido un paso más en la misma dirección aunque reconozco que el proceso milagrero se ha ralentizado un poco y ha exigido una meditación más “di profundis” que lo habitual. ¿Demérito de Bergman o incapacidad supina mía? Ahí lo dejo… Nadie dijo que esto fuese a ser fácil, y efectivamente el cine del sueco no lo es. ¡Hale, a currárselo! 

Lo primero que nos desconcierta es el título ¿Qué pasa con el singular huevo de la serpiente? Hasta el final del film la cosa no queda clara para los profanos en ciencias naturales. El huevo de la serpiente se rodea de una cutícula transparente que permite ver lo que se está gestando. ¿Y que se estaba gestando en la Alemania del 23? Por ahí van los tiros. Por ahí y por una Alemania derrotada síquicamente y que estaba pidiendo a gritos, pre nazis por supuesto, una reparación a su herida dignidad.

En un entorno de humillación, pobreza, tristeza, hambre, instintos de supervivencia e impunidad para los criminales, se desarrolla una historia preñada de los mismos sentimientos colectivos, pero a nivel individual, donde dos cuñados unidos en la desgracia, son sujetos pasivos de un tiempo donde los principios desaparecieron nadie sabe cómo ha sido y donde solo quedan la amargura y las falsas risas del cabaret. La larva del nazismo incubándose entre odios, experimentos, semitismo y desesperanzas varias.

Bergman retrata un Berlín oscuro, donde el miedo es la nota predominante y la fe se ha volatilizado. Hay muchas escenas impactantes – se exigen no años para entenderlas, pero sí madurez-, les dejo una, el sacerdote perdonando los pecados de Manuela (Liv Ullmann), no en nombre un Dios alejadísimo, sino en nombre de los propios humanos, y a su vez pidiéndole a ella perdón por su propia apatía. Una instantánea genial de un momento histórico en el que la serpiente no podía por menos que tomar forma.

Puntuación: 7,5



6 comentarios:

Dickson dijo...

Creo que eso que cuentas nos ha pasado a todos. Al final he llegado al convencimiento de que ciertos cineastas requieren un espectador con una edad y unas mínimas vivencias necesarias para entenderlos. Saludos.

Ricardo Pérez dijo...

Un Bergman menor a todas luces. Trabajo totalmente prescindible del gran autor sueco.
Un saludo.

ATTICUS dijo...

Bergman es dificil de gustar para alguien que busque una pelicula con solo puro entretenimiento,yo mismo que ya eso lo deje hace años,hay algunas de el que son dificiles de ver,las cosas como son.Y esta no la vi,especialmente porque no aguanto a Carradanie
Pero sin duda Bergman es uno de los directores mas grandes europeos.

FATHER_CAPRIO dijo...

Dickson: Las obras de algunos genios del cine como Bergman necesitan cierto compás con el espectador y esto requiere una especie de entrenamiento vital. Gracias a Dios las películas permanecen y nosotros con los años alcanzamos (con suerte) ese compás del que hablaba. Siempre agradecido a tus comentarios.

FATHER_CAPRIO dijo...

Ricardo: Agradezco tu comentario y no dudo de que sea un Bergman menor, entendido en el conjunto de su filmografía. No soy un experto en el cine del sueco y me falta mucho por ver y aprender, pero intento plasmar lo que siento al ver un film sin compararlo con el resto, y este, aunque reconozco que le dí un segundo repaso, me dejó sensaciones interesantes y de las que sacar conlusiones.
Espero verte mas por aquí y seguir aprendiendo...

FATHER_CAPRIO dijo...

Atticus: Tampoco soy muy del cine de Carradine (de este) que sí, de la familia. La asociación al pequeño saltamontes es demasiado prolongada y también coincido en que cine de entretenimiento no es, pero unas veces buscamos en el cine, diversión,pasarlo bien y reirnos un rato y otras,intentar crecer como personas o simplemente ponernos a prueba.
Nos leemos.