miércoles, 23 de noviembre de 2011

DOS SEMANAS EN OTRA CIUDAD (VINCENTE MINNELLI - 1962)


No sé si la doble incorporación del mundo cinematográfico a los argumentos de Minnelli (Cautivos del Mal y Dos semanas en otra ciudad) se queda simplemente en eso o es el reflejo del repulsivo aroma que se escapa de las marmitas donde bullen los intereses más interesados, de productores, actores, periodistas y star-systems varios. La fama, el dinero, las portadas de la prensa del corazón exigen su tributo. El glamour es pura fachada. ¿Qué hay debajo? Minnelli y un par de semanas en Roma nos lo aclaran.  

Jack Andrus (Kirk Douglas) reconocido actor, ganador de un Oscar, tras 3 años de internamiento en un sanatorio siquiátrico (vuelto literalmente loco por su ex mujer Carlotta) acepta una oferta de trabajo de Maurice Kruger (Edward G. Robinson) director de cine y amigo personal.  Esta su “vuelta al ruedo” cinematográfica” supondrá la reactivación de sus antiguos fantasmas y la aparición de alguno que otro nuevo.

Reconozco que esta sinopsis es en exceso simple, aunque suficiente para ponernos en posición. Se trata simplemente de una línea argumental alrededor de la cual se entrelazan con mayor o menor fuerza una serie de historias calificables de muchas maneras, pero con el rasgo común de inconfesables, y donde encontramos productores cuya religión es el beneficio por encima de todas las cosas, egocéntricos directores más preocupados por su estilo personal que por el propio film, actrices especialmente bien dispuestas a cambio de un buen papel, esposas heridas y esposas hirientes, actores niñatos y niñas que confunden la libertad con la inmadurez. Y en medio Andrus (Douglas) el ex loco o ¿debería decir? el más cuerdo de todos ellos.  

Un buen film al que el mismo mundillo que representa cercenó de forma impía. Así, una escena donde Carlotta (Cyd Charisse) dejaba claro el dominio sobre su entonces marido (Andrus) fue eliminada por el productor (Housemann), lo mismo que la escena de la orgía cuyas reminiscencias fellinianas y de La dolce vitta son evidentes se dejó en la mínima expresión por mor y desgracia de las autoridades de la MGM. Es por ello que los espectadores tenemos la sensación de que faltan cosas: Carlotta y Andrus, Kruger y Andrus,  Kruger y su esposa (magistral Claire Trevor, homenaje a Cayo Largo), son personajes esbozados y en busca de definición. 

Tal vez la obra de Irvin Shaw no los pintara con trazo gordo. Tal vez, y lo creo más posible, se difuminaran en despachos de producción. Tal parece que lo intentaron pero no consiguieron destruir un buen trabajo de Minnelli con actores excelentes y que resiste la comparación con Cautivos del Mal, film que, por cierto, se incorpora al guión, como ejemplo entre ficticio y real de la trayectoria profesional de uno de los grandes actores de todos los tiempos: Kirk Douglas.

Puntuación: 8,00





9 comentarios:

David dijo...

Para mí no resiste la comparación. Esta no está tan mal, vale... pero algo no termina de funcionar (al contrario que otros melos de Minnelli; El loco del pelo rojo que es TREMENDA!!, por ejemplo)
Lo que desconocía es todo esos "cortes" o "problemas" que tuvo de los que hablas.
De todas formas, es que "Cautivos del Mal" es un peliculón (una de mis favoritas, y mi favorita "sobre pelis de cine".
De todas formas, Minnelli es uno de mis directores favoritos.
Un saludo.

Mario dijo...

Me agrada mucho Kirk Douglas, gran actor muchas veces infravalorado oficialmente que ostenta mucha popularidad entre el público, la cinta me interesa, suena muy bien, también Cyd Charisse me atrae por su belleza, sus hermosas piernas y su don de bailarina. Lo de tantos recortes suena mal, que desgracia que mutilen un filme por no coincidir con el director en su mirada o por pretender ocupar cargo que no les compete. Anotada. Muchas gracias. Abrazos.

Mario.

ATTICUS dijo...

Un buen filme que desborda personalidad de su actor (Kirk Douglas),para mi uno de los 5 mejores de toda la historia,aqui se luce en carisma y conquista la pantalla con tan solo reirse.
Me gusta Minelli,como no,estoy preparando un post sobre el.

Michael Troutman dijo...

Thanks for keeping I Shoot The Pictures on your blogroll all these years. I have moved it to ishootthepictures.com

Thanks!

FATHER_CAPRIO dijo...

David: (Algo tarde respondo) No he querido decir que Dos semanas en otra ciudad sea mejor película que Cautivos del Mal, pero sí que tiene agallas para "competir" con ella. Y más que hubiese tenido de haberla "respetado" y no ser recortada por cabezas con sombrero pero sin seso.
Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

Mario (algo tarde te respondo): Kirk Douglas está en ese grupo de actores que se asociarán siempre al buen cine. La asociación de Cyd Charisse será con las actrices de buenas piernas y si ven esta película, con una ninfómana de cuidado. Eso sí, los recortes deshivanaron mucho la película y eso se acusa.
Saludos.

FATHER_CAPRIO dijo...

Atticus (algo tarde te respondo): Coincidencia plena con Kirk Douglas. No lo pondría el primero pero tampoco el quinto. Respecto a Minnelli espero tu post porque lo estoy redescubriendo.
Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

Michael:

Although my English is not good I must say that your website is very interesting and so the link. I will change to the new.
Greetings.

Las cosas que hemos visto... dijo...

Muy buena peli, no demasiado celebrada quizá por culpa de la comparación con Cautivos del mal, de la que no creo que esté tan lejos. Saludos.