jueves, 17 de noviembre de 2011

LA COSTILLA DE ADÁN (GEORGE CUKOR - 1949)



Más allá del elemento básico para la  creación de Eva, La costilla de Adán es una comedia americana de finales de los 40 dirigida por el maestro Cukor e interpretada por una de las parejas más carismáticas de la historia cinematográfica, pongamos que hablo de Spencer Tracy y Katharine Hepburn. A diferencia de las llamadas “screwballs”, donde la comicidad se conseguía a base de situaciones zigzagueantes y disparatadas, nos encontramos frente a una mezcla de humor inteligente y cine con fundamentos, capaz de satisfacer a los paladares más exigentes.

La historia, gestada por Garson Kanin y Ruth Gordon, los guionistas más importantes en la carrera de George Cukor, refiere el enfrentamiento en los Juzgados, del matrimonio Bonner (Tracy y Hepburn), fiscal y abogado defensor respectivamente, con motivo del juicio por intento de asesinato de Doris Attinger (Judy Holliday) mujer engañada y agredida constantemente por su marido. La contienda jurídica se traslada inevitable al hogar familiar deviniendo en conflicto matrimonial, auspiciado también por los coqueteos de un vecino compositor y pianista, y por más señas “flor de otoño”, enamorado de Amanda para quien compone una pegadiza canción de éxito.

Con las formas del delito cometido por la esposa ultrajada, en el fondo el film supone un alegato feminista en contra de la discriminación de la mujer y su verdadera igualdad ante la Ley. Las canas al aire consentidas al miembro varonil de la pareja son impresentables por lo que hace al femenino, y esta circunstancia que formaba parte del sustrato cotidiano de una sociedad tan desarrollada como la norteamericana de la época es la que trata de cambiar Amanda Bonner y sobre la que estructura toda su defensa.

Película de momentos insignes, de carcajadas más que incipientes, de actuaciones geniales y, sobre todo, de un director como Cukor que a su conocimiento del alma femenina unía su dominio de las artes del cine y del rodaje. Claro que al lado de actores como Tracy y Hepburn todo era especialmente más fácil, pero no neguemos al Cesar lo que es del Cesar.

Un apunte final. No se pierdan la secuencia circense en el Tribunal protagonizada por Hope Emerson (Caravana de Mujeres). Un momento para recordar.

Puntuación: 8,90 





9 comentarios:

Mario dijo...

Aquí estoy completamente convencido, Cukor y ese duo estupendo es garantía indiscutible de calidad, si bien tenemos libre albedrio y que mejor que ir por lo seguro. Comparto lo que dices de la pareja, si bien los rótulos siempre son permutables también, cae como anillo al dedo. Y que sea simpática, inteligente y menos desinhibida en sentido de irregularidad que lo que acostumbran las screwballs provoca mucho. Un abrazo.

Mario.

Sidhe dijo...

Una pareja irrepetible y una película muy divertida (y quien quiere más.

Un saludo!

abril en paris dijo...

¡ Mi fiel Amandaaa !
De mis favoritas de ésta increible pareja. ¿ Podia haber más quimica entre ellos ?
Dos monstruos !! Me encanta tu repaso.

Saludos cariñosos Father :-)

ATTICUS dijo...

Hay una frase de esta pelicula
"Nunca olvidare que,a pesar de que pienses como piensas,en el fondo piensas como yo" - le dice Adan (Spenser) a Amanda (Katherine)
que sentencia la infinita guerra de
sexos que nos muestran estos 2 moustros de la interpretacion.
Realizan unos papeles los dos con una enorme calidad sin apenas esfuerzo y con un ingenio fascinante.
Una de mis comedias favoritas,tiene tremendas escenas y divertidas,como la de la pistola de chocolate,jajaja.
Un abrazo.

FATHER_CAPRIO dijo...

Mario: En realidad tengo el sentimiento de que en el fondo coincidimos bastante en nuestras apreciaciones. Sin embargo aquí la coincidencia es plena. Y buen motivo para la reflexión lo que apuntas sobre los rótulos intercambiables. Claro que eran otros tiempos y que la mujer se ha debido ganar a pulso lo que los hombres han tenido desde que "bajaron de los árboles".

Y espero no tener que gritar aquello, cual Lemmon: !!!Soy un hombre!!!

Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

Sidhe: Gracias por tu presencia. Es cierto que por muchas vueltas como dé el mundo del cine parejas como ésta es imposible que se repitan. Podrán haber otras parecidas pero ¿que le hagan sombra? No puede ser y además es imposible.
Tu presencia me ha alegrado el día.

Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

Abril: No puede haber más química ni en la tabla de los elementos del Mendelejev ese.
Celebro que te guste. Por cierto el papel de cantante, con resemblanzas a lo Cole Porter, al parecer tenía mucho del propio Cukor.
Saludos Abril.

FATHER_CAPRIO dijo...

Atticus: Casi siempre películas de esta talla se han visto más de una vez (al menos por algún veterano de las Termópilas). Por ello supe desde el principio que la pistolita era de chocolate. Eso no significa más que es una escena genial de las que se graban en la memoria.

La frase: Una genialidad. Y es que los guionistas de Cukor eran de lo mejor del cine.

Saludos amigo.

Antonio de Castro dijo...

Aparte de la dirección de Cukor, del guión de Kanin, de las grandes interpretaciones y de la preciosa canción, me llamó mucho la atención ese matiz feminista de la película y lo valiente de su conclusión, teniendo en cuenta, además, la época en la que fue rodada.
Un saludo.