lunes, 14 de noviembre de 2011

ESTA TIERRA ES MÍA (HENRY KING - 1959)


De idéntico nombre a la excepcional película de Renoir,  este trabajo de Henry King es un melodrama bastante descafeinado y con trazas de habérsele metido tijera en demasía, que dejará contentos a los seguidores de Jean Simmons y Dorothy McGuire y quizás también a los de Rock Hudson, aunque éste las ha tenido mejores. De Claude Rains solo puedo decir una palabra: Profesional.

La historia de una familia de viticultores franceses en los viñedos californianos evoca con facilidad los avatares de aquella Falcon Crest televisiva, aunque estos Rambeau se mueven un tanto entre el quiero y no puedo, en un término medio que al género melodramático le sienta muy mal. Porque, coincidirán conmigo en que las intrigas unidas a las ansias de poder y de dinero son elementos imprescindibles en este tipo de cine. Aquí, haberlas hailas pero de baja intensidad, como si se pidieran perdón por alguna que otra salida de madre. Así, John Rambeau (Hudson) pasa de cabecilla de la revolución familiar a humilde granjero injertando cepas o la propia Jean Simmons (Elizabeth Rambeau) que parece haberse incorporado a la familia con alguna intención no demasiado confesable, acaba siendo su reserva espiritual. 

Como he dicho al principio la película, que sobrepasa las dos horas, acusa en demasía los tijeretazos. Es cierto que los espectadores somos seres inteligentes a los que se nos cuenta la mitad y componemos el retablo entero, pero tampoco hay que abusar, que más de uno puede quedarse en el camino. Desde el principio se ponen a prueba nuestros conocimientos de genealogía familiar y debemos rebobinar para saber quién es quién y quién se acostó con quién. No se preocupen si suspenden pues al final el aprobado es generalizado con la frase de Rock Hudson a su progenitor natural: “Padre” “Lo sé hace mucho” Y es que el niño prometía…

Película no excelente pero entretenida. Seguro que las habrán visto peores. Las tribulaciones de una familia dedicada al vino durante la Ley Seca merece cuando menos un homenaje, sobre todo si es honrada y tratan de subsistir únicamente vendiendo las uvas para que con ellas se elabore vino para misa, se conviertan en pasas o se coman supongo que con queso, que saben a beso. Y todo ello durante doce años, que no serán nada pero arruinan a cualquiera.

Los viñedos como fondo, la ambición en primer plano, el amor por todas partes y el “honore” italiano condicionando la historia, son los elementos de un film de King más bien light que, a mi parecer, merece un aprobado, siquiera sea por su excepcional reparto, su fotografía en cinemascope y porque en líneas generales se deja ver con interés.

Puntuación: 6,80   



6 comentarios:

Mario dijo...

Leo que las elipsis no son tan buenas y uno se pierde un poco, también que quieren tratar a los personajes de impolutos pero como dices que con tremendo reparto y siendo entretenida pasa la anoto para visionarla, de Hudson he visto alguna comedia y se hace muy simpático como ser humano. Habrá que seguirle en ésta realización. Un abrazo.

Mario.

ATTICUS dijo...

Que bueno verte de vuelta Father,
la pelicula que de que nos hablas,pienso igual que tu,es un drama llevada a menos y eso que el reparto es bueno,pero se queda ahi.
Desde que a Hudson lo escogiera
Sirk para su filme "Obsesion" se le encasillo en esos melodramas y algunos eran muy buenos,pero este es flojo.
Un abrazo

El Despotricador Cinéfilo dijo...

Pues aunque sea una película flojilla a mí me gustó en su momento. Quizás sea que hay ciertas películas que solo te apetece ver por saborear las estrellas que salen en ellas. De todos modos, tal y como dice Father, ni comparación con la soberbia película de Renoir de idéntico título.

FATHER_CAPRIO dijo...

Mario: En mi opinión estamos ante un melodrama un tanto light, muy lejano a esas películas en las que por ejemplo una Bette Davis (mala, malísima) campaba a sus anchas. Ello no implica que la película sea mala y realmente no lo es. Resulta entretenida y tiene sus valores, aunque se le nota que han recortado escenas y ello nos produce cierto desconcierto.
De cualquier modo se puede visionar con interés.
Saludos.

FATHER_CAPRIO dijo...

Realmente nunca estuve alejado, lo único que pasó fue que tuve que poner mi actividad de aprendiz de cinéfilo en tercer lugar supeditada a otras dos que me exigieron un tiempo imprescindible. En confianza tuve unas pequeñas Roma Holiday`s sin vespa ni Audrey pero con mi esposa y mi hija lo cual resultó aún mejor.
Coincido con tus apreciaciones. No es un mal film sino un tanto flojo.

FATHER_CAPRIO dijo...

Amigo Despotricador Cinéfilo, en secreto y sin que se entere nadie, a mi también me gustó. Solo que tuve la sensación de que hubiese podido gustarme más. Un tanto light.
Saludos.