lunes, 25 de junio de 2012

LA ALEGRE DIVORCIADA (MARK SANDRICH - 1934)



Seguramente muchos de ustedes desconocerán que las habilidades motrices del gran Fred Astaire se desarrollaron junto a su hermana Adele, un año mayor que él, protagonizando ambos una exitosa carrera profesional hasta que en 1932 el matrimonio de ella conllevó la disolución de una pareja de excelentes bailarines que fueron la sensación del Broadway de los años 20.

En 1932 digamos que Fred se busca la vida y se encuentra con la versión teatral de The Gay Divorce donde a sus habilidades se le suman las de el gran Cole Porter que, entre las canciones que compuso para el film, creó la maravillosa “masterpiece” Night and Day que precisamente fue la única canción que permaneció en la versión cinematográfica de 1934. Fue la primera vez que Fred trabajaba sin Adéle (su partenaire fue Claire Luce) y su último trabajo en Broadway, pues a partir de ese momento se traslada a Hollywood.

El año 1933 le sirvió a Fred Astaire para situarse e irse haciendo un hueco, junto a actrices de la talla de Joan Crawford, Dolores del Río y el propio Clark Gable, así como una chica al parecer más dotada para la comedia que para los bailes, pongamos que hablo de Ginger Rogers. El 34 es el año del boom, con The Gay Divorce (El alegre divorcio) convertido por mor del cine y de los cánones puristas eclesiásticos en The Gay Divorceé (La alegre divorciada) que según parece son más asumibles las alegrías macarenas de los divorciados que los de una institución sinónimo de fracaso y ruptura (obviamente olvidando sus connotaciones liberadoras). El nombre cambia pero Fred continúa y aunque no acaba convenciéndole la tal Rogers acaba transigiendo. Gracias, en nombre de todos los que nos gusta el cine...

Bajo la dirección de Mark Sandrich (quien también los dirigiría en Top Hat y otros muchos films) Ginger y Fred empiezan a convertirse en una pareja mítica del cine. Por méritos propios, en alas de la danza y de las interminables horas de ensayo, nos ofrecen una actuación magistral durante todo el film, bordeando la excelencia en Night and Day y alcanzando el cielo artístico en The continental. Se podrá decir que eran otros tiempos, que el cine ha evolucionado mucho, que eran temas demasiado simples para una sociedad debilitada por las crisis. Todo ello y mucho mas. Pero no se puede negar que si alguien consiguió bailar “como los ángeles” desafiando gravedades y otras leyes, esos fueron ellos.

Con la presencia de uno de los cómicos más excepcionales que ha dado este arte, Edward Everett Horton, otros dos ciertamente reconocidos, Erik Rhodes y Eric Blore, amén de una jovencísima Betty Grable en un gracioso número con Horton, la película narra en clave de comedia de enredo las peripecias de una mujer casada en trámites de divorcio en cuyo camino se cruza un bailarín profesional y una frase : Casualidad es el nombre que dan los bobos al destino.

Una canción merecedora del Oscar (The continental) y un número músical que se prolonga durante 17 minutos ( solo superado en Un americano en París) son momentos álgidos de un film que nos ha dejado escenas irrepetibles, auténtico oro en celuloide de la historia del cine.

Puntuación: 8,5

6 comentarios:

Roy Bean dijo...

Desconocía el dato de la hermana bailarina, interesante. Yo no tengo más que aportar, si acaso medio punto más. Excelente post, Father, cerrado con esa escena que te abre el apetito para correr a verla de nuevo.
De paso comentar que GIngers ROgers me gusta hasta cuando no baila, en películas posteriores, me parece una actriz excelente.

Saludos
Roy

Jack dijo...

Hace poco la vi con una gente bastante joven y, aunque se las daban de cinéfilos, me la amrgaron con sus comentarios de sofá, con una cerveza y un aperitivo. Nunca más vuelvo a ver una película de las que me gustan con gente moderna.

Mara Miniver dijo...

Oh! Night and day! qué preciosa canción. La película no la he visto pero después del clip se me ha abierto el apetito...

Un saludo

FATHER_CAPRIO dijo...

Roy:

Al parecer su hermana era la artistaza del dúo, cuando actuaban juntos. ¡Menuda sería!

Pensaba que mis notas eran altas, quizás tengas razón y me quede corto.

Ginger Rogers era mucha artista y es un lujo verla donde sea.

A vuela pluma recuerdo: La calle 42 (excelentísima)

Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

Bueno: Cine musical, años 30, Fred Astaire, y canciones con sabor a cine. Todo ello exige un público determinado que se selecciona no por su edad sino por su sensibilidad, y esa es una virtud escasa. Al parecer tus compañeros de sesión cinematográficas todavía no han alcanzado la madurez necesaria para sentir estas películas.
No hay que desesperar. Todos llegan. Es cuestion de vivir...

Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

Mara:

Preparate unos aperitivos de Night and Day, separa las sillas del salón comedor y marcate un continental a dos carrillos.

Un abrazo.