jueves, 21 de junio de 2012

LAS DAMAS DEL BOSQUE DE BOLONIA (ROBERT BRESSON - 1945)



“Bresson es al cine francés lo que Mozart a la música alemana o Dostoyevsky a la literatura rusa” Lo entrecomillo porque no es mío sinó literal de Godard, o sea palabras mayores. Y este que suscribe ni quita ni pone rey pero viva mi señor que se dice. Y así, Bresson me parece un buen realizador con ideas propias y una concepción personalísima del cine, dicho con las reservas propias de quien tan solo ha visto tres películas suyas: Un condenado a muerte se ha escapado, Lancelot du Lac y esta Las damas del bosque de Bolonia. En el tintero quedan otros trabajos suyos como Au hasard de Baltazar o Diario de un cura rural donde, con seguridad, seguiré encontrando las claves reconocidas de su cine. 

Sin embargo, Les dames du bois de Boulogne es su segundo largometraje y, como tal, un trabajo de formación, donde las constantes vitales cinematográficas del director francés se encuentran en una fase de germinación. Así, la redención o el destino inevitable son preocupaciones bressonianas que se desarrollarán en películas posteriores, donde, de las vistas por mi, entresaco la excelente Un condenado a muerte se ha escapado, un film opresivo donde los espectadores acabamos por sentirnos prisioneros y axfisiados por la falta de libertad. 

Las damas del bosque de Bolonia es posiblemente un trabajo más “convencional” donde a diferencia de obras posteriores, Bresson trabaja con actores y actrices profesionales. En este aspecto la interpretación de la coruñesa María Casares en un personaje que exige malicia, venganza y absoluta resolución, es un auténtico lujo y nos hace reflexionar acerca del desconocimiento profundo de algunos, entre los que me incluyo imperdonablemente, respecto de los talentos patrios. Junto a ella, en un papel diametralmente opuesto, Elina Labourdette, dando vida a una bailarina (Agnès) con horas extras de prostitución. 

La película es la historia de una venganza. Hélène (María Casares) confirma con habilidad sus sospechas respecto al poco interés de su amante Jean (Paul Bernard) hacia ella. Despechada, urge un plan maquiavélico, mediando como celestina entre su ex y "la danseuse y sa mère", antiguas conocidas venidas a menos, a quienes cita en el Bosque de Boulogne, parque parisino poco recomendable, con la finalidad de que su amigo y la "putain" traben contacto. Ciertamente, los espectadores nos solidarizamos con Hélène e incluso inicialmente estamos dispuestos a aportar el pica pica para que se retuerza el susodicho, aunque acabemos dándonos cuenta de que los colmillos de la amante engañada no se conforman con engancharse en la yugular sino que además se retuercen de forma impía. Y eso, sufridos de nosotros, nos parece demasiada pena para un incauto que acaba casándose con una Agnès que presume casta y pura. Tal presunción finaliza recién dado el sí. Hélène se encarga de ello estampándole en los morros la cruda verdad de su pasado y confesándose alma mater de la idea. Jean solo acierta a decir: “You?” 

Un argumento “convencional” que hubiese podido contar con la interpretación de una Joan Crawford o una Bette Davis por ejemplo, de haberse realizado en Hollywood, pero que al tratarse de un film francés, lleva ese poso histórico del cine galo y del europeo en general, y donde, en ciernes, está la figura de quien fue considerado el santo patrón del cine francés: Robert Bresson. 

 Puntuación: 7,30

12 comentarios:

Mario Salazar dijo...

No conocía esta de Bresson pero la recordare, me ha parecido atrayente, también que Godard lo admire, semejante peso le pone al destacarlo como primer representante francés aunque yo siempre opto por algo más amplio en cuanto a cine, no solo uno sino varios, este es una hazaña conjunta. Yo en cambio de ti prefiero a aveces actores menos conocidos que grandes estrellas, ya que estos acaparan y exigen muchas veces. Un abrazo.

Mara Miniver dijo...

Y yo que apenas conozco la obra del santo patrón galo... Me la apunto Father, que las mujeres maquiávelicas nunca dejan indiferente.

Un saludo

Jack dijo...

Que pena no tener buena memoria porque de este director francés, de moda en su momento gracias a la nouvelle vague, he visto bastantes películas. Una de las que quiero revisar por curiosidad es "Cuatro noches de un soñador"

Roy Bean dijo...

Yo siempre había pensado que este era su debut oficial. No la he visto, pero la tengo para ver en cualquier momento. Bresson era capaz de hacer cine hasta con un burro...

Saludos
Roy

El Despotricador Cinéfilo dijo...

La acabo de ver esta noche y me parece un peliculón impresionante que te envuelve e hipnotiza por completo. Yo tampoco conozco muy a fondo la obra de Bresson pero con esta película me ha conquistado. Por cierto ¿No os parece que el personaje de Glenn Close en "Amistades peligrosas" tiene mucho del maquiavélico, retorcido y vengativo personaje de María Casares?

FATHER_CAPRIO dijo...

Un comentario general para todos mis amigos:

El verano, el calor, el fútbol, la familia y una neuronas sudorosas que no estaban por la labor, son las causas de este breve lapsus. Prometo beber mucho líquido y seguir con vosotros.

No se si el aplatanamiento es una enfermedad pero tiene todos los síntomas.

Un abrazo para todos y gracias por vuestra comprensión

FATHER_CAPRIO dijo...

Mario:

En este film trabaja con actores profesionales (Maria Casares y Paul Bernard) a diferencia de otros trabajos suyos posteriores.

A mi no me importa que los actores sean desconocidos sino que el film no se resienta por ello. El director tiene en este sentido un papel fundamental.

Lo que he querido decir citando a Joan Crawford o Bette Davis es que estamos ante un film que, por argumento, podía haberse "trasplantado" sin problemas a Hollywood y que estas actrices parecían ideales para el papel de Hèléne.

Otros trabajos de Bresson, por ejemplo Lancelot du Lac (que he visto) son mas personales y europeos, "menos americanos" por decirlo de alguna manera.

Pero los actores cumplen y especialmente las dos mujeres están soberbias.

Saludos.

FATHER_CAPRIO dijo...

Mara:

Como bien se apunta por El despotricador cinéfilo la gran Glenn Close parece haberse visto el gran trabajazo de Maria Casares.

Gusta descubrir talentos patrios.

Recomendable

Saludos.

FATHER_CAPRIO dijo...

Jack:

Me ganas por no se cuantos cuerpos de ventaja. He visto poco cine de él (no tiene demasiadas películas todo hay que decirlo) pero Un condenado a muerte se ha escapado es parada obligada, y fonda y todo lo que se quiera.

Me picaste la curiosidad con Cuatro noches de un soñador.

Un abrazo

FATHER_CAPRIO dijo...

Roy:

Su primer film parece ser Les anges du peché.

Esta es recomendable y también Un condenado a muerte se ha escapado.

Efectivamente the donkey Balthazar (esta no la he visto)

Saludos

FATHER_CAPRIO dijo...

El despotricador cinéfilo:

Hipnotizante. Es una buena definición, especialmente por los ojos de María Casares, por lo que reflejan y por lo que ocultan.

Reconociendo la valía de Glenn Close, la gallega se lo pone dificil

Un abrazo.

Mara Miniver dijo...

Vuelvo para decir que ha caído este fin de semana. Me ha gustado, qué mala es la condená y qué feo el galán.

Un saludo.