martes, 19 de agosto de 2014

REMORQUES (JEAN GREMILLON - 1941)


Decir que es una película de Grémillon incardinable en el realismo poético francés a muchos les sonará a swahili y si, además añadimos que estuvo protagonizada por Jean Gabin y Michele Morgan y que a cargo de los diálogos estuvo el gran Jacques Prévert, una mayoría pensará que les estoy hablando en chino. De aquellos osados que, llegando hasta aquí, han alcanzado a leer estas cinco primeras líneas, seguro que el 90 por ciento han pasado página. Bueno, gracias a todos... a los que se quedaron en el intento y a los que estoicamente resistieron. Y quienes, picados de cierta curiosidad se animen a ver el film les anticiparé que, sin ser ni lo mejor del mundo mundial ni lo siguiente (como se dice ahora) es una buena oferta cinematográfica que además de mostrarnos las duras condiciones de vida y trabajo de los marineros empleados en remolcadores nos muestra un drama cargado de fuerza y tensión donde el amor matrimonial y el amor “feue” libran una encarnizada batalla en el alma de un hombre.

En pleno festejo nupcial, el capitán del remolcador Cyclone, André Laurent (Jean Gabin), recibe el aviso de que el buque Mirva 15 está a la deriva en medio de una impresionante tormenta. Rápidamente interrumpen la fiesta y disponen todos los preparativos para el rescate y se dirigen a su encuentro. De un bote a merced del oleaje rescatan a la esposa del capitán del barco siniestrado (Michele Morgan) una seductora mujer de la que André acabará enamorándose locamente.

La película pone, especialmente, el dedo en la llaga de las difíciles condiciones en que viven, no solo los marineros, sino especialmente sus esposas y sus seres queridos. En especial, la mujer de Laurent, enferma desde hace mucho tiempo y ocultándoselo a su marido, centra toda sus esperanzas en vivir tranquilamente con él en una casita en la playa con habitaciones blancas y ventanas al mar y sin que nada les impida estar juntos. Curiosamente la casa, la playa y las habitaciones con ventanas jugarán un papel totalmente decisivo en una historia donde la integridad le cede el paso a una pasión sin freno.

Una película de rodaje difícil interrumpida en varias ocasiones por el inicio de la II WWW y el llamamiento a filas tanto de Grémillon como de Gabin y de otros miembros del equipo y que debió terminarse en estudio y de forma acelerada, incluso utilizando maquetas para las escenas del rescate marítimo. Tanta premura perjudicó a las película que por momentos resulta inconexa y con un desenlace coherente pero bastante precipitado.

Con momentos y frases inolvidables (el paseo de los amantes por la playa o aquella “ Dicen que un rayo puede quitarte todas las prendas sin dañarte... También sabrás hacerlo” la película es un buen exponente, aunque no el mejor, de un género del que, en mi opinión, tiene en Marcel Carné su mejor exponente. Se ha dicho que el realismo poético anticipa el cine negro. Tiene fundamento tal afirmación y en este caso la figuras de la femme fatale y del hombre íntegro al que un mal paso ha metido en problemas están ahí como definidoras de un genero donde las luces y las sombras se erigen en protagonistas absolutas. Pero la fuerza de la película reside sobre todo en el amor loco y convulso, capaz de poner patas arriba todos los cimientos de un hombre. Esta era una de las temáticas constantes en el cine de Jean Grémillon, un gran cineasta (dirigió la Cinemateque Française) pero muy olvidado.

Soberbia actuación de Jean Gabin, habitual con Carné y con el propio Grémillon, e interesante aportación de su pareja en la vida real Michele Morgan, sin olvidarnos, porque sería injusto del trabajo de Madeleine Renaud como esposa de André Laurent (Gabin) en un papel francamente difícil de esposa enamorada, fiel y gravemente enferma.


Puntuación: 7,35


6 comentarios:

abril en paris dijo...

Ya sabes amigo Father Caprio que he llegado hasta el final de la reseña y por si fuera posible encontrarla, la apunto, pero me temo que mi lista de pendientes crece sin mesura.

Un abrazo

FATHER_CAPRIO dijo...

Abril: Seguro que no todos llegan. Y lo entiendo. La película merece un repaso, pero tambien entiendo lo de las listas gigantescas porque a mi me sucede lo mismo.
Por cierto la pantera un tanto roja es,(en terminos ideologicos) pero en mi caso fue una errata.
Un abrazo y gracias por estar ahi

miquel zueras dijo...

Pues me ha parecido muy interesante, como todo lo referente al cine francés en la época de la ocupación. Muy grande Prévert (ignoraba que había escrito diálogos de cine) Michele Morgan y Gabin, algo inexpresivo pero sin duda el mejor Maigret del cine.
Saludos. Borgo.

FATHER_CAPRIO dijo...

Miguel: Gabin borda el papel. Uno piensa en Maigret y se nos representa Jean Gabin aunque también es verdad que en películas como La tête d,un homme de Duvivier, Harry Baur está que se sale.
Prevert escribió unos diálogos excelentes. Es una buena ocasión de conocer a Michele Morgan, una actriz bastante olvidada.
Y es cierta la inexpresividad de Gabin, pero aún con ello me convence como actor profesional.

Anónimo dijo...

Buscando la pelicula de Elia Kazan "Lazos humanos", aun sin exito, he dado con este blog... y tiene una pinta estupenda, sobre todo para aprender...

Yo, el realismo poetico frances lo conocia, o conozco, como se suele decir, de oidas, mas por su influencia en el noir que por haberme interesado por directores o peliculas concretas - el cine negro es uno de mis generos preferidos -,... toca empezar a cubrir esa laguna...

No conocia al director y mucho menos la pelicula... todos tenemos listas interminables, y necesitariamos, como los gatos, siete vidas para ver todas las peliculas que nos gustaria...

A Gabin solo lo he visto de momento en una pelicula de Rene Clement, "Demasiado tarde", que no me entusiasmo, y que me decidi a ver porque fue la ganadora del Oscar a la mejor pelicula de habla no inglesa en la edicion en que concurrio... una de mis listas :-)... me recordo a otra pelicula de John Cromwell, "Argel", en que Charles Boyer interpreta al ladron Pepe Le Moko... diria que el final de "Argel" es un precedente del de "Atrapado por su pasado"...

Casualidades, que consultando ahora la filmografia de Gabin, el actor frances tambien se metio en la piel del bandido...

Un saludo...

Sr. X

FATHER_CAPRIO dijo...

Sr X: Tenemos muchas coincidencias. El interés por el noir es una de ellas.
Decía Fito: "catorce vidas son dos gatos" Así que espero que San Pedro nos de un boleto para seguir viendo películas allá arriba, que seguro que tienen Internet, ADSL, tarifa plana y esas cosas.
Te dejo un enlace por si te valiera:
http://taxi11.blogspot.com.es/2013/12/a-tree-grows-in-brooklyn-1945-brrip-vose.html

Y espero verte mas por aquí.

Saludos