sábado, 16 de abril de 2011

MUNDOS OPUESTOS (MERVIN LEROY - 1949)

Entre las más grandes actrices de todos los tiempos figura Barbara Stanwyck. Mi devoción por Barbarita está confesada hace mucho tiempo. Perdición, Stella Dallas, Juan Nadie, Annie Oakley y un largo etcétera han jalonado la espléndida carrera de esta señora de la escena. Por ello, no dejo escapar ninguna oportunidad de ver alguno de sus muchos trabajos. Es el caso de Mundos Opuestos de Mervin Leroy donde comparte cartel con James Mason, Van Hefflin y Ava Gadner. ¡Ahí queda eso!

Comparada con los melodramas de Douglas Sirk, Mundos Opuestos resulta bastante más light de lo acostumbrado en este tipo de películas. Como las penas con pan son menos es probable que las infidelidades amorosas entre la clase adinerada newyorkina rocen más la categoría de pasatiempo para “snobs” que verdaderas tragedias. No obstante Barbara Stanwyck consigue dar credibilidad a su papel de esposa enamorada dispuestísima a perdonar a su marido (James Mason) quien trata de superar su adicción a una Ava Gadner que, si cuando va de “normalita” es un tormento cuando se pone a provocar seductoramente es un auténtico infierno al que cualquier hombre se tira de cabeza. Y evidentemente el zorro del desierto Mason arde más que el Yang Tse en llamas.

A destacar la característica música de Miklos Rozsa y algunos encuadres fotográficos dignos de encomio. La resolución de algunas situaciones como la última conversación entre Brendon Bourne (Mason) y su suegra es excepcional tanto por lo que hace a los diálogos como a la dirección de Leroy y por lo que se refiere a esa aproximación puntual al cine negro con la que se resuelve el problema en la línea “muerto el perro se acabo la rabia” se agradece aunque se trate de una solución fácil y expeditiva. Ya quisiera Poirot (belga, que no francés) desenmascarar al asesino con la misma “vitesse” ¡mon Dieu!

En resumen, un trabajo mejorable pero sumamente correcto de la MGM con gancho suficiente como para captar a los espectadores de la época (Venus era mujer y Ava mucha mujer) y también a quienes como nosotros (y hablo también por ustedes que siguen este blog) sabemos valorar la calidad de actores y actrices como los que aquí intervienen. La perfección ni vive arriba ni hay que obsesionarse en su búsqueda. Lo que hay que hacer es sacar lo positivo de películas como esta y disfrutar…

Mi valoración: 7,2

video

4 comentarios:

Lala dijo...

Hace mucho tiempo que ví esta película, la verdad, pero con esas dos actrices dan ganas de volver a verla. Son magníficas ambas dos.

Besos

Dickson dijo...

No la he visto, pero me autoimpongo el deber de hacerlo. Barbara Stanwyck es grande entre las grandes. Siendo niño, la descubrí en Los Colby, una secuela de la serie Dinastía que los mayores veían en casa. A pesar de todo recuerdo que me impresionó como sólo una actriz de su categoría puede hacerlo y con el tiempo pude ir descubriendo sus películas y confirmar mis sospechas sobre su grandeza.

No conocía tu blog, por el que debo felicitarte y decirte que me he hecho tu seguidor. Por supuesto quedas invitado a hacerme una visita cuando quieras. Saludos.

deWitt dijo...

Barbara....se puede decir algo más??
Yo es pensarla y tararear el "drum boogie" de "Bola de Fuego" y ver esa pulsera tobillera de "perdición"

FATHER_CAPRIO dijo...

Gracias a los tres por vuestra visita.

Desde luego hay unanimidad en el tema Barbarita. Fue una actriz inmensa, una auténtica señora de la escena. Incluso resconociendo que Ava era mujer (mucha), en lo de ser actriz no había color (ni con Ava ni con otras muchísimas). Imprescindibles para los amantes del buen cine sus trabajos con Frank Capra.

Y por descontadísimo Perdición del gran Billy Wilder. En cuanto a su Drum Boogie, amigo DeWitt, lo encontrarás en mi reseña de Bola de Fuego (en la etiqueta Howard Hawks)pues la considero una de esas escenas inolvidables y absolutamente pegadiza.

Dickson: Bienvenido. Me gustó tu blog.

Lala: Tanto elogio a Barbara no significa en absoluto desmerecer a Ava Gadner. Son evidentemente distintas pero ambas magníficas.

Saludos a todos.