jueves, 23 de junio de 2011

CHINA DOLL (FRANK BORZAGE - 1958)



Dentro de mi repaso a la filmografía de Franz Borzage le ha tocado el turno a China Doll, película que a priori arrastra el “lastre” para algunos de contar con la presencia interpretativa de Victor Mature. Reconozco que no es un actor que me entusiasme demasiado y si tuviese que establecer rankings, probablemente se escondería en el montón de la mediocridad. Pero dejando dictámenes para doctores de la Iglesia, que haberlos háilos, este es uno de los trabajos de Mature, junto a El embrujo de Sanghai, al lado de Gene Tierney, donde más me ha convencido. Curiosamente en ambos parecen venirle como anillo al dedo su natural semblante orientalizado. Tal vez sea por ello…

No es el mejor Borzage. Su “Séptimo cielo” me dejó mejores sensaciones a la par que le acreditaba como uno de los mejores directores de los inicios del arte cinematográfico. Se trataba de un film que de haberse parido en Francia muy fácilmente lo habrían catalogado entre el realismo poético o similar. China Doll no es el caso. En China Doll la realidad es cruda y aunque se agradece el toque exótico oriental, se echan en falta esperanzas. En justicia, no todo es achacable a las habilidades directoras de Borzage quien probablemente saca el mejor partido posible de un guión a mi juicio demasiado predecible y donde la única incógnita es en qué tiempo y lugar van a caer las bombas y a cuantos y a quienes va a matar, un argumento que no deja lugar a ese romanticismo tan borzaguiano del contigo pan y cebolla al que nos tenía gratamente acostumbrados. No obstante estoy de acuerdo con lo expuesto, al respecto de Borzage en Cinema de perra Gorda: "... imponiendo los rasgos de su estilo y su exquisita sensibilidad a un relato que en otras manos estaría condenado al fracaso más absoluto. "  

Entre las anécdotas de la película tenemos la interpretación de la actriz china Li Hua Li, contratada al efecto por de Mille para participar en The buccaner, película comentada en este blog y protagonizada por Yul Brinner. La actriz viajó al efecto desde Hong Kong pero no participó en ella sino en esta China Doll, donde si no tiene más líneas de diálogo fue porque no sabía ni papa de inglés. Es cierto que uno de los activos de la película son las miradas y los gestos, en ese estilo carácterístico flor de té y luna de agosto, pero es también verdad que Li Hua Li, todo un personaje en su país como más de 60 películas interpretadas, muchas de ellas de producción propia, tenía las ideas súper claras en lo que figuraba estipulado y firmado en su contrato, y por ello se negó rotundamente a besar a Victor Mature (las malas lenguas hablaron de aliento a cebolla y de continuas disputas entre los dos artistas)

Su interpretación es inmejorable, con la candidez justa y esperada. Su sonrisa perfecta. Su rostro juvenil a pesar de sus 30 primaveras. A su lado Mature resiste el envite y es un mérito. La guerra, gran cercenadora de las vidas tanto de los que ya han vivido como de quienes no han tenido la oportunidad, se lleva no obstante la parte del león en una película que quizás no sea demasiado representativa del cine de Borzage pero que da mucho que pensar y sin duda es imprescindible para quienes tratamos de acercarnos a su trayectoria detrás de las cámaras.

Puntuación: 6,75