lunes, 16 de noviembre de 2009

LA SEÑORA MINIVER (WILLIAM WYLER - 1942)




Leo algunos comentarios acerca de este film de William Wyler y tal parece que el director deba pedir perdón por rodar en 1942 una película sobre acontecimientos que estaban sucediendo, para desgracia de la humanidad, por los mismos años. En los años 40 y 41 Inglaterra estaba siendo bombardeada por la Luftwaffe alemana con un saldo de 43.000 muertes y un millón de viviendas destruidas. Por ello, discrepo de quienes piensan que es una película para que la vean las madres. Es una película para todos. Para que nadie olvide la lección y debamos repetir curso.

Dicho esto, estoy de acuerdo en que hay muchas maneras de contar la historia. Puede hacerse desde la cruda y sangrienta realidad o desde la sencillez de lo cotidiano. Y William Wyler escoge este camino. El camino de la manipulación del espectador. Porque soy plenamente consciente de que Wyler me está manipulando. Pero lo malo no es eso. No. Lo malo es que me gusta que me manipule, que me lleve y me traiga, que me haga reír y me haga crispar. Porque lo de "Bombardeo, milady" dicho por un envarado mayordomo supone una sonrisa y se queda en pura anécdota, pero contar el cuento de Alicia en el país de las Maravillas a tus hijos en un refugio antiaéreo en pleno bombardeo es de un impactante de cojones.

Debo precisar y lo hago, que ser manipulado no significa que uno sea un crédulo de narices y piense que no existían conflictos sociales en la Inglaterra de los 40, que todo eran "rose garden,s" y que "tó el mundo es güeno y tó el mundo es mejor". Sé bien que el jefe de estación lleva las de ganar. Que milady es una buenaza en el fondo. Y que todo ello solo es así en las películas. Que la vida real es otra cosa. Pero me gusta que William Wyler me haga ver la dureza de los acontecimientos desde un prisma de humanidad, aunque luego los "clubs de la buena gente" escaseen. Lo hizo en "Los mejores años de nuestra vida" y me gustó, ¿Porqué no iba a gustarme ahora? Aunque no salgan chorros de sangre de la pantalla y no se esparzan los sesos por la moqueta, sé que esta guerra fue la más cruenta de la historia del hombre y aunque Wyler me la cuente a su modo les juro que me llega.

Seguro que en los 50 no le hubieran dado 6 Oscars pero en el 42 fueron todos merecidos. Y desde luego el de Greer Garson como mejor actriz también. ¿O es que también es criticable que le tocase interpretar un personaje con tanta fuerza?


5 comentarios:

ANRO dijo...

Sí, sin duda la película se hizo en su momento con toda la intención de que apoyara a la causa de la guerra.Henry Wilcoxon en su sentido sermón pone el punto sobre las ies: "Esta guerra nos concierne!¡Esta guerra es nuestra guerra!¡Nosostros somos los soldados!¡Hay que luchar pues, luchar con todas nuestras fueras! Dios nos protegerá."

Al margen de éste claro mensaje a mí me gusta mucho la película. El largo plantel de actrices y actores está a la altura del producto.

Naturalmente en ninguna de nuestras guerras posteriores y en ninguna de las actuales podría caber un personaje como Mrs. Miniver.
Un abrazote.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Estimado Father, mi lista de pelis no para de crecer con sus posts, que tengo al cine clásico algo olvidado y eso es imperdonable.
Saludos

Harpo dijo...

La verdad es que nunca he conectado con esta película. Supongo que soy incapaz de quitarme de encima la sensación manipuladora que comentas y me hace sentir incómodo. La homilía final termina por enervarme, con los aviones y el himno británico. Creo que hasta salía un mensaje sobreimpresionado para que la gente comprara bonos para financiar la guerra. Aún así -misterios del cine clásico-, volvería a verla, y creo que lo haré.

Un saludo.

FATHER_CAPRIO dijo...

Anro lo expresa con claridad, la película se hizo con toda la intención pero al margen de mensajes, la película gusta.

Y en ninguna guerra cabe una Señora Miniver pero me pregunto ¿Cabe un Chuck Norris?.

Crowley, me pasa lo mismo o aun peor. No puedo olvidar el cine contemporáneo. El malo, para no repetir y el bueno porque lo que no se ha visto no se puede olvidar.Aún así tengo en la agenda algunas recomendaciones tuyas y pronto tendrás la prueba.

Harpo, brother, (lo digo por mi icono del genial Groucho), bienvenidísimo a este blog. Te anticipo que nunca pretendí sentar cátedra y que estoy plenamente abierto a las opiniones de los demás. En este sentido doy mucho valor a lo que expresas y siento que es posible que a Wyler se le fuese un tanto la mano en patriotismos y religiosidad. Pero aún así, la película está bien. Aunque el bien, como el mal, es relativo y seguramente para apreciarla hay que tener ciertos años como los buenos vinos o una sensibilidad a prueba de Tarantinos.

GRACIAS A TODOS.

David dijo...

La he visto hace poco y qué decir. Coincido con tu reseña. Lo "milady, bombardeo" también me hizo mucha gracia.
Un saludo.