domingo, 27 de enero de 2008

UNA AVENTURERA EN MACAO (JOSEPH VON STERNBERG - 1952 )


Ser aventurero en Macao es algo así como ser mercader en Venecia ó pintor en Montparnasse (es obligado citar a Joaquín Sabina). O sea, que el título hispánico no deja de ser una redundancia. Y para redundancias valgan las de Jane Russell en una peli de cine noir con todos los elementos del género, a saber, ricos malos (el dueño del Casino), polis corruptos, vamps (por cierto además de la Russell hay que destacar a Gloria Grahame) y el típico inocente metido en líos (característico Mitchum). Vamos que la cosa va de buenos y malos, de cuchillos y pistolas, ¡ah! y todo bien acompañado de la típica historia de amor de los igualmente típicos chico y chica solitarios en busca de su destino, Eso si, se han sustituido las góndolas venecianas por los sampanes de Macao. Y las tarantelas han sido reemplazadas por el silbido de los cuchillos cortando la noche.
En cierto sentido, Macao recuerda bastante a Marocco, otra película de Von Sternberg, lo que sucede es que Marlene era mucha Marlene incluso para una Rusell avalada por uno de los hombres de cine por excelencia: Howard Hughes.


Vodevil y exotismo confieren rasgos comunes a estas dos películas que nos transportan como turistas de sillón ball por parajes de intriga y buen hacer. Y hablando de buen hacer sería injusto concluir esta crítica sin mencionar a William Bendix, actorazo donde los haya, así como a Nicholas Ray, director que, aunque no aparece en los créditos del film reconstruyó con maestría bastantes escenas.


Muchos motivos para no perdérsela.

 





No hay comentarios: