martes, 6 de octubre de 2009

KID GALAHAD (MICHAEL CURTIZ - 1937)


El boxeo significó, y en algunos lugares todavía significa, una salida medio honrosa de la marginalidad y de la miseria. El cine, a lo largo de su historia, ha venido recogiendo este fenómeno popular, al que me niego a llamar deporte, y lo ha puesto enfrente de los espectadores. De esta forma el gran público ha podido conocer y juzgar no solo las películas sino también las violencias sin sentido, la exaltación de los “aficionados” rayana en la locura colectiva y el paroxismo de las masas así como esos submundos pugilísticos donde las mafias de las apuestas campan a sus anchas y los buitres-paparazzis lo devoran absolutamente todo.

En este orden de cosas, Michael Curtiz rueda Kid Galahad, un film que recuerda The set-up de Robert Wise (1949) tanto por su temática como por todo el “folklore” que acompaña al boxeo. Ambos films los he visto recientemente y ambos podrían comentarse juntos dadas sus similitudes, sin embargo aquí me referiré a la película de Curtiz, gran cineasta, donde brillan con luz propia tanto Bogart en su papel de gangster, rol muy habitual en sus primeras interpretaciones y donde, sin encajarlo demasiado bien, he acabado por acostumbrarme, como Edward G.Robinson de quien es raro encontrar una crítica negativa y sobre todo de Bette Davis, actriz a la que no vamos a descubrir ahora pero que en aquellas primeras interpretaciones demostraba además de talento una belleza, un tanto a lo muñeca de porcelana, que luego, el tiempo, la vida, lobas y Margo Channings varias, endurecerían.

No es un film negro, ni tampoco una peli de deportes. Es un drama. Es cierto que hay dramas mayores con púgiles surgidos del fondo de los arrabales y que se quitan la mugre a base de golpes. Aquí, nuestro granjero de nombre impronunciable y apodado Galahad por aquel sir de la “table ronde” paladín de las damas, es un honesto y un tanto simple granjero potencial en busca de unos cuantos dólares con las que empezar a crear futuro y que encuentra en el título de los grandes pesos una fuente de financiación. Pero el drama le envuelve. Su propio manager dispuesto a venderle por un plato de lentejas (eso sí, con muchísimo chorizo), la prensa dando mordiscos al derecho a la intimidad, los mafiosos intimidando (y no es redundancia) y, como en todo buen drama que se precie, su chorrito de amor mezclado, no agitado con las lágrimas de los finales felices y comieron perdices.

Entretenido film, bien interpretado y excelentemente dirigido que, seguro que no consigue que me apasione demasiado el boxeo, pero al menos me ayuda a comprenderlo en el entorno de una época de depresiones y subsistencias varias.




4 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Pues otra que no he visto y que me apunto para hacerme una sesión doble de mamporros de Kid Galahad y Toro Salvaje, que ya va siendo hora de darnos unos buenos golpes.
Saludos

ANRO dijo...

Es curioso que siendo el boxeo un "deporte" brutal sea mucho más cinematográfico que deportes más populares como el fútbol o el baloncesto.
Creo que el submundo que pulula a su alrededor es lo que pone el morbo necesario para hacer un buen drama o una tragedia cinematográfica.
Tanto esta peli que comentas, como "The Set-Up" de Wise, que curiosamente está inspirada en ¡poemas! de un escritor deportista o la peli que comenta Crowley "Toro Salvaje", son grandes o cuanto menos importantes.
Kid Galahah es muy interesante de volver a verla. Sus intérpretes son realmente atractivos. Me llamó la atención una de las propagandas
"¡Una estrella en cada escena!!".
Aconsejo a nuestro amigo Crowley que la vea. Curtiz era un gran artesano.
Un abrazote

Jack dijo...

Aunque sea por los protagonistas habría que verla. Y si encima tiene la artesanía del director es para no perderla. No es un mito como Casablanca pero para algunos es necesario verla si quieres hablar de cine.
Saludos

El Despotricador Cinéfilo dijo...

Yo de las películas de boxeo siempre he tenido devoción por "Marcado por el odio" de Robert Wise, siempre me ha gustado muchísimo, incluso más que "Toro salvaje".

Para Jack: si te gustan los tres protagonistas de "Kid Galahad" entonces estás de suerte, porque esos tres hicieron multitud de películas juntos, y la mayoría de ellas son bastante buenas.