viernes, 14 de agosto de 2009

APOCALYPTO (MEL GIBSON - 2006 )

Un prodigio visual. Podemos discutir sobre otros muchos extremos, pero seguro que estamos de acuerdo que el film es un regalo para los ojos. Eso sí, hay que tener estómago... ¡Marchando una de criadillas!. Y aunque es cierto que los documentales de National Geographic parecen tener la exclusiva en lo que a bellezas naturales se refiere, se agradecen imágenes como éstas en el mundo del cine. Cierto que el Amazonas acompaña (y esperemos que así sea por muchos años) pero hay que estar ahí, y Mel Gibson ha estado y nos ha dado su versión y su visión. ¿Discutible? Y qué no lo es, en este mundo.

Apocalypto es de esos films que desatan polémicas. Seguro que no tantas como el anterior film de Gibson. Lo amarán los que amen la acción y lo detestarán los que detesten el exceso de gore. Habrá quien crea a pies juntillas en realidades históricas o prehistóricas muy similares a las narradas. Otros hablarán de fábulas y de historia-ficción. Polémicas absurdas y sin solución posible. Por ello, quiero moverme en el terreno de los sentimientos que la película ha dejado en mi. Seguro que eso es lo que Mel Gibson pretendía. Que nos cuestionemos cosas. Que repasemos nuestras historias, hasta las más lejanas.

He tenido la sensación de retroceder en el tiempo, de ser espectador privilegiado, en primera línea pero a salvo, de acontecimientos "normales", e incluyo en la normalidad, el exterminio de unos pueblos por otros. La supervivencia del más fuerte es una característica de las especies y así se le ha reconocido a Darwin. Pensar que hace miles de años, el hombre no era un lobo para el hombre, me parece absurdo, máxime visto lo sucedido y lo que está sucediendo. El oscurantismo necesitaba de los dioses y los dioses se encarnaban en lo inaccesible y en lo incomprendido, el sol, el firmamento. También en la fuerza animal. El jaguar por ejemplo. Todo esto no es una elucubración de Gibson, sino que son datos universalmente aceptados. Ir de los dioses a la magia, la hechicería, los atavismos y lo paranormal sólo ex exige un paso. Y Gibson lo da y nosotros con él, aunque personalmente discrepe un tanto de esas premoniciones del protagonista previas a la lucha. En cualquier caso, los poderes de la mente siempre se ha dicho que están ínfimamente explotados, así que dejaré la ventana de la credibilidad entornada.

También hay quienes la han calificado de racista. Lo es en la medida que trata de razas y defiende una raza de las demás. Pero no es un razismo gratuito sino que en todo caso podemos hablar de un razismo de supervivencia, y este calificativo invalida cualquier culpabilidad racista. En cualquier caso es muy significativa la situación final del protagonista que por huir de Pilas está en un tris de acabar en Pilatos, con la Pinta, la Niña y la Santa María fondeadas frente a arenas inmaculadas que el tiempo llenará de turistas, sombrillas y toallas. Menos mal que una cierta cordura racista se impone y la familia indígena sigue su camino selvático a la espera de un volver a empezar y explotaciones posteriores.

Y por último, para quienes señalan con acierto, la potra que tiene el amigo que, justito en el momento de su sumarísima ejecución, es testigo de un inusual eclipse y consecuentemente ¡ El Dios ya está satisfecho!, pues decirles que estamos en una película, que esto es cine, y, sobre todo, que esta es la gran diferencia con los documentales del National Geographic.




2 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

A pesar de que Mel Gibson no me cae especialmente bien como persona, he de reconocer que como director me parece de lo más interesante. Disfruté muchísimo con esta magnífica película. Me pareció trepidante, amena, sin concesiones y no se hace larga para nada, e incluso se te olvida que va subtitulada. Muy buena ambientación y mejor fotografía. Un relato necesario sobre la decadencia y fin de un pueblo y el crudo nacimiento (ese final) de un nuevo mundo.De obligada visión.
Saludos

ANRO dijo...

Estoy en la linea de Crowley. El tipo,Gibson, no me gusta para nada, pero como director es muy visceral y sus films tienen una garra bastante fuerte. Con la "Pasion" ya fue polémico. Nunca he visto esa peli. Sinembargo "Apocalipto" está sobresaliente y desde luego está a años luz de los documentales de la tele.
Esperemos que siga haciendo cosas en la buena linea.
Un abrazote.