sábado, 22 de agosto de 2009

MANIQUI (FRANK BORZAGE - 1937)



Ante todo, una obligada referencia al los excelentes artículos sobre el cine de Frank Borzage y especialmente sobre esta película en CINEMA DE PERRA GORDA (ver enlace). Coincido plenamente con lo expuesto y me reconozco "enganchado" en la causa Borzage, sobre todo después de haber visto la maravillosa EL SÉPTIMO CIELO (1927)

MANNEQUIN está realizada diez años después pero la necesidad de salir de las alcantarillas sigue siendo la misma. Y es que en el fondo da lo mismo que las alcantarillas sean reales o virtuales, lo que importa es que están llenas de la misma eterna y rutinaria basura. Y esto lo vuelve a dibujar Borzage con el mismo trazo y con los mismos colores, porque aunque el film sea en B/W, el amor y el romanticismo iluminan cada fotograma del celuloide. No en vano Borzage fue considerado uno de los grandes cineastas románticos de la historia del cine. Por lo visto hasta ahora, Janet Gaynor y Joan Crawford ayudaron y mucho a esta coronación.

Estamos ante una película romántica, que no romanticona, donde a las habituales levedades del género se le añade un buen chorro de miserias, falsedades, mentiras, conflictos laborales y falta de escrúpulos, con lo que esos metafóricos colores del amor se oscurecen en tintes grisáceos y melodramáticos, donde las necesidades dinerarias van subiendo peldaños en el escalafón arrastrando en su subida todas esas molestas moralidades. Y así a nuestro protagonista Eddie Miller (Alan Curtis), infelizmente casado, se le ocurre la misma infeliz idea que se le plantearía 56 años después a Woody Harrelson (David) en Una proposición indecente, con el agravante de que a una noche de amor habían de seguirle 6 meses de convivencia.

Algunos dirán "... Robert Redford is different...". Bueno, pues, Tracy era un galán en su época y sino que se lo pregunten a Katherine Hepburn. Aquí trabaja perfectamente haciendo creíble un personaje difícil de creer, el de un empresario cercanísimo a sus obreros allá en el 37. Las asambleas de Hennessey (Tracy) con sus trabajadores son todo un lujo. Bueno, a lo mejor los operarios estaban algo más callados de lo socialmente correcto, pero aún así se trata de dos magníficos momentos del film que dibujan ante el espectador la figura del empresario millonario y hecho a sí mismo.

Más que recomendarles esta película les recomiendo el cine de Frank Borzage. Un Borzage para quien lo importante son las personas y sus sentimientos de rebeldía ante esa bombilla de la escalera eternamente estropeada y ante las mismas rutinas vitales que imponen los años. En este sentido es excelente la conversación de Jessie (Crawford) con su madre. Un Borzage, en definitiva, que, aunque relativamente desconocido, fue uno de los grandes del cine en sus inicios.

Vale la pena.



3 comentarios:

Jack dijo...

Estoy intentando encontrar la película pero de momento no puedo. Desde luego mi mula no sabe el camino.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

No he visto esta película, ni la conocía, pero has despertado mi cuirosidad, así que me pondré a buscarla y ya te diré.
Saludos

ANRO dijo...

Frank Borzage es un director que muchos desconocen porque su gran obra fluctúa entre los veinte y los cuarenta.
Me alegra que hayas comentado "Mannequin", una película preciosa. Hay muchas pelis de Borzage dignas de ser comentadas como "El Septimo cielo" o "Adios a las Armas".
Estupendo el cambio de canción con esa maravillosa de Marilyn en "Some Like is Hot"
Un abrazote.