lunes, 31 de agosto de 2009

BAD GIRL (FRANK BORZAGE - 1931)



Bad Girl es un film claramente Borzage con ese romanticismo “pan encebollado” tan sui-generis y donde al más puro estilo príncipe de Salina, las variaciones respecto a otros films de su autor, hacen que todo siga igual. Y así la vida es compendiada por el protagonista como una ascensión desde el segundo piso donde se nace al quinto donde se muere. Visión no tanto catastrofista como depresiva y propia de una época de carencias, penurias y sueños rotos. Historias de una escalera que diría Buero Vallejo. O El Pisito de Marco Ferreri. O las horas extras de todos los españoles. Que las hemos visto de todos los colores…

Pero aquí, volvemos a estar en los años difíciles de las secuelas del 29. Igual que en Castle Man el caldo de cultivo no es otro que la supervivencia. Y en ese caldo, el amor borzaguiano, tan
romántico como siempre, aunque en este caso carente de la poesía visual, hablada o escrita que caracteriza otras obras. La continua falta de léxico de Eddie, sus enervantes “O.K.”, la “bad girl” íntimamente buena, cuyas maldades son hoy cuentos infantiles, las “bronquitis” juguetonas de Edna y hasta las “turcas” del vecino aficionado a los quesos olorosos, hacen que la película discurra por cauces menos almibarados que en otras ocasiones, pero eso sí igual o más de enamorados.

Película premiada con el Oscar al mejor director y
al mejor guión adaptado. Nada que decir. Borzage era de los directores estrella de aquellos años y su cine solía estar en la primera línea de los premios. Tan solo un pero, pequeñito, minúsculo, ridículo. Se supone que debería darse la impresión equivocada de que ninguno de los dos futuros progenitores está contento con el “por venir”. Y es que el niño seguramente será blanco pero el porvenir pinta negro como el tizón. Pues bien, los espectadores no acabamos de tener muy claro la razón de las desavenencias en una parejita tan enamorada. Ambos desean el hijo, pero no comunican bien entre ellos. Y esta falta de comunicación llega incluso a despistarnos a nosotros. Pecata minuta.

Buen film, algo inferior a otros trabajos comentados del director, pero muy en su línea, y donde junto a ese particular enfoque romántico se entremezclan rasgos de comedia de enredo y algunos diálogos ocurrentes y chispeantes.


5 comentarios:

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Saludos, esta no la he visto, pero el cartel es de una esquisitez absoluta, de verdad. Me la apunto.
paso para invitarte a participar en un concurso en mi blog con premio y todo.
Saludos

ANRO dijo...

Le estás dando un repaso salpicado a este director del que hablabas hace unos post con "Mannequin".
Es un director al que hay que sacar a flote, témome que no es muy conocido. Es curioso que su vida privada no tuvieran nada que vez con el suave romanticismo que impregnaba su obra. Aunque algún detalle se deja ver.
El tipo, que se casó muy enamorado de "REna", comprendió muy pronto las grandes diferencias que había entre ambos.
Su vida da para un guión fenomenal.
De acuerdo con Crowley el cartel está fenómeno. Ah, también habría que tocar la faceta actoral del hombre.
Un abrazote

Jack dijo...

Pués ya van dos de este director ( y me temo que no serán las únicas) que no he visto y por lo tanto: sin comentarios. Bueno si, el placer de ir descubriendo pequeñas joyas que van acumulándose al tesoro que tengo guardado de películas. De acuerdo, el cartel es por demás.

ethan dijo...

Aún no la he visto, pero la tengo en la recámara. Me interesa mucho Borzage. Hablaré en breve de una peli de él, que tú ya has reseñado: Maniquí.
Saludos!

P.D.: Tu blog empieza donde acaba el mio (lo difo por esa imagen de Monument Valley)

FATHER_CAPRIO dijo...

Gracias al reciente comentario de Ethan he releido mis post y recordado las películas de un excelente director al que como bien dice Anro hay que sacar a flote.

Ethan, tu interés ha reabierto el mío. Gracias por estar ahí.

Saludos