viernes, 9 de mayo de 2008

LA BELLA DEL PACÍFICO (CURTIS BERNHARDT - 1953)





"Margarita se llama mi amor..." cantaba desfilando la soldadesca española de los 50. Esto, en versión USA es "Miss Sadie Thompson" (La bella del pacífico) con la Rita rompecorazones por excelencia del cine mundial aterrizando en una "aburrida" isla del Pacífico donde, por obra y arte de las curvas y rojos atuendos de la Hayworth, los marines cambian su relajado y soñoliento estilo de vida por "living con Sadie la vida loca", ante estupor de nativos e intolerancia de extraños.

Esto es una breve sinopsis de una película realizada a "mayor gloria" de Margarita Cansino, actriz (según su declaración de la renta) pero sobre todo símbolo erótico donde los haya y capaz de enardecer el ánimo de las tropas, sean de la bandera que sean, en el trópico o aquí. Rita lo es todo, el fin y el medio, la chicha y la limoná, el centro y si me apuran la periferia. ¿Y el guión? acaso se pregunten. ¿Para que se necesita guión? les pregunto yo a mi vez. Un bluff. Una sucesión de hechos paranormales que culmina con la redención milagrosa de miss Sadie Thompson en las aguas bautismales del Jordán a "manos" (nunca mejor dicho) de un José Ferrer claro exponente y prueba irrefutable de las teorías freudianas sobre la intolerancia y los deseos reprimidos.

Así, entre Ritas, Ritas y más Ritas llegamos a un final-esperanza donde triunfa el amor. ¡Qué bonito!...